martes, noviembre 12

Insulto a próceres campechanos

0
320

CAMPECHE, Cam.- Casas históricas como el de María Lavalle Urbina, la Benemérita Campechana, y la del Benemérito del Estado, Coronel Leandro Domínguez, se ubican entre las 55 casas coloniales abandonadas y a punto de derrumbarse dentro de los barrios tradicionales de la Ciudad de Campeche, donde ni sus propietarios particulares ni el Gobierno del Estado se atreven a meter mano por los rigurosos trámites que exige el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH).

Una enorme placa identifica la casa donde nació la primera mujer en ser presidenta del Senado de México y es considerada como la Benemérita Campechana; sin embargo, su casa de tipo colonial, ubicada sobre la calle 10 del Barrio de Guadalupe, luce abandonada pese a encontrarse entre los barrios tradicionales declarados Patrimonio Cultural de la Humanidad.

Esta propiedad ha sido adjudicada al Gobierno del Estado, pero ni las autoridades ni los familiares han podido rescatarla, por lo que al transcurso de los años ha pasado a formar parte de las 55 casas coloniales abandonadas, cuya rehabilitación y reconstrucción exige el uso del mismo tipo de material y respetar los trazos tradicionales, según disposiciones del INAH.

La enorme casona, en su interior, a juzgar de lo que pudieron captar las lentes de POR ESTO! a través de las ventanas, refleja el paso de los años, pese a que en el programa de mantenimiento, esta casa ha recibido mantenimiento de pintura, pero no la rehabilitación de su infraestructura.

Otra las casas históricas, localizada en el mismo barrio tradicional de Campeche, es la del Benemérito del Estado de Campeche, el Coronel Leandro Domínguez Briñé, cuyo propietario particular no ha podido “ni siquiera poner un clavo y mucho menos reparar puertas o ventanas”, debido a la exigencia del INAH.

Esta luce igualmente con evidente deterioro en su interior. En el exterior una enorme placa colocada por el Gobierno del Estado la distingue entre el resto de las enormes casonas, aunque en similares condiciones por su abandono.

El INAH ha reconocido la existencia de 55 casas coloniales abandonadas y deterioradas, cuyas construcciones se ubican tanto el Centro Histórico como en los barrios tradicionales, y reconoce la necesidad de tomar medidas preventivas para evitar que éstas colapsen; sin embargo, hasta el momento esas acciones no se han ejecutado.

Fuente: PorEsto

Leave a reply