viernes, agosto 7

Joselito Adame: un triunfo con fe

0
251

Corta una oreja por una faena sacada de la nada

Salió el quinto toro y parecía que iba a ser un desastre. Lo fue durante gran parte del tiempo que estuvo en el ruedo, y a Joselito Adame se le iba el ultimo tren en la Feria de San Isidro.

El mexicano le intentó por todos lados y no pudo, hasta que, de tanto insistir, le encontró por el lado derecho, yéndose al tercio.

Y, de pronto, Joselito, Madrid y el toreo, hallaron lo que buscaban. El mexicano, porfiando con fe, tras picar piedra como obrero, le cuajó dos tandas con mucho mando, con la mano derecha corriendo lentamente, y los tendidos explotaron, en el camino que llevó al torero mexicano a cortar una oreja, la única de la undécima tarde de toros de la San Isidro.

El toro de Alcurrucén resultó ser, durante gran parte de su lidia, uno de los que hubiera pasado a la galería de los peores del actual ciclo de San Isidro. Desatento en su salida, el castaño no acudió a los cites capoteros y en las varas, tampoco fue acertada su embestida, dejando con ganas de sobresalir al picador mexicano César Morales, titular en la cuadrilla de Joselito.

En la muleta, extraviado prácticamente, con el torero yendo a citarle a casi todos los puntos de la plaza. No permitía ligarle una tanda.

Hasta que Adame le pudo encontrar ese punto. Y salieron las tandas de largas derechas que le corearon los aficionados, más de 22 mil, de acuerdo con los reportes oficiales de asistencia.

Con dos tandas, Joselito hizo que la corrida, que era un fracaso por culpa del encierro, cambiara de cara.

La estocada, entera, un tanto caída, propició derrame, pero fue mortal y el toro cayó fulminado, poblándose de pañuelos blancos el tendido de Las Ventas.

La oreja que le concedieron a Joselito fue la segunda para un mexicano y la segunda ara un Adame, tras la cortada por su hermano Luis David el jueves pasado.

Le supo a gloria. La crítica taurina, desde los narradores y analistas de la corrida en televisión, hasta la inmensa mayoría de los expertos en los portales, se rindieron al torerismo y entrega de Joselito, quien con su primero tuvo poca fortuna, un toro que mostró clase, pero no terminó de reventar.

Curro Díaz abrió la tarde y mostró detalles de calidad, pero tampoco contó con la colaboración de sus dos enemigos, y Juan del Álamo corrió con poca fortuna con un lote muy malo.

Fuente: Diario de Yucatán.

Comments are closed.