domingo, septiembre 15

Joven denuncia violación y agresores la violan de nuevo como venganza

0
216

Yanelli es una joven enfermera que violada en un taxi mientras se dirigía a su casa en Huauchinango, Puebla, en junio de 2016. Ella acudió a las autoridades para denunciar la violación, pero pagó de forma atroz el haberse acercado a las autoridades.

La noche del 8 de junio de 2016, Yanelli, enfermera y bailarina de danza contemporánea, viajaba en transporte público de regreso a casa cuando dos sujetos de aproximadamente 25 años de edad abordaron el vehículo.

Le dijo ‘No te hagas pendejo ¿Qué más traes?’ y el taxista dijo: ‘no, es que ya no tengo nada’, y el de atrás dijo ‘no te hagas pendejo’ ¿y esta joyita que traes acá atrás?”, relató la joven.

Uno de los asaltantes comenzó a desvestirla, mientras el conductor fue obligado a detenerse en una zona solitaria.

Apagaron la luz y me empezó a violar, el segundo agresor vigilaba y le dijo: ‘Ya, Erik, me toca’, yo les decía que no me siguieran lastimando, el segundo me dijo: ‘mira, pendeja, si tú dices algo, antes de matarte te vamos a violar’ “, continúo Yanelli.

Los criminales huyeron y el taxista acompañó a Yanneli a un lugar cercano a su casa.

Llevaba un esguince en el cuello, desprendimiento de cabello y múltiples golpes”, recordó.

Yanelli, quien entonces tenía 23 años de edad, se dirigió al Ministerio Público para levantar la denuncia. Un mes después de la agresión, en la calle reconoció a uno de sus agresores, Erik “N”, arriba de una patrulla. Acudió de nuevo ante las autoridades ahora, acompañada por su familia.

A los dos días de que esta persona ingresa al Cereso, me empiezan a llegar mensajes y llamadas, me decían ‘ya sabemos dónde vives, hija de la chingada, ya sabemos quién eres, sabemos por dónde caminas, yo proporcioné ese número al MP”, señaló.

Yanelli acudió en muchas ocasiones al Ministerio Público, pero las llamadas continuaban.

Me decían que era una puta, que me iba a morir, después pregunté a la Policía Ministerial si ya tenían acceso a los datos de quiénes eran esos números y me dijeron que no podían acceder a esas sábanas de información porque eran muy costosas”, narró.

En noviembre de 2017 fue agredida de nuevo en su casa.

Vi que había dos hombres, me empujaron la puerta, se metieron y me dijeron ‘ya valiste madre hija de la chingada, te dijimos que quitaras la denuncia pendeja”, relató.

En el domicilio la violaron y la golpearon hasta fracturarle la nariz y las costillas, además, uno de los agresores golpeó a la hija de Yanelli, de dos años de edad.

Le empezaron a tomar fotos y me dijeron: ‘A mí no me gustan las escuinclas, pero síguete pasando de verga y le vamos a pasar las fotos a alguien a que sí’ y me di cuenta que mi hija estaba ahí parada viendo todo, abrieron mi blusa, uno de ellos me dijo: ‘esto es para no se te olvide, eres una puta y siempre vas a ser una puta’, ya no sentí cuando me marcó”, aseguró la joven.

De nuevo Yanelli acudió ante las autoridades y enfrentó los trámites de la denuncia y la indiferencia de médicos e instituciones.

Fue hace una semana, cuando su caso comenzó a aparecer en redes sociales y medios locales, que las autoridades le aseguraron que la carpeta de investigación estaba en Puebla.

¿Casi dos años? Casi dos años se tardaron en verificar una carpeta que no tenía nada”, recalcó la víctima.

En la Casa de Justicia del municipio se rehúsan a proporcionar información o a dar una entrevista sobre el caso. De los cuatro agresores, sólo uno fue detenido y sentenciado.

No hay reparación integral del daño, pero creo que tengo derecho a que se me haga justicia”, dijo la joven.

Fuente: Noticieros Televisa

Leave a reply