miércoles, julio 8

Joven yucateco conquistó 2 medallas de oro y cinturón

0
189

En competencia internacional de Jiu Jitsu

Con gallardía, coraje, disciplina y ganas de ser alguien en la vida, el joven meridano Gerardo Vladimir Zozaya Portillo se trajo dos medallas de oro y el cinturón de la X Copa SFX Jiu Jitsu Brasileño, que se llevó a cabo en días pasados en la ciudad de Cancún, Quintana Roo.
Fue una competencia de talla internacional, pues asistieron 50 competidores de diferentes países y también de diversos Estados de la República Mexicana, por lo que este joven salió avante con entrega y amor al deporte.
Gerardo Vladimir es un joven estudiante del tercer año de preparatoria, tiene 17 años de edad, proviene de una humilde familia avecindada en la colonia Hidalgo.
“Participé en dos categorías, la primera en los 70 kilos que es mi peso y gané la primera medalla de oro, esto me permitió pasar a la otra categoría, ‘Absoluto’, ahí fueron tres peleas con jóvenes que también habían ganado oro, pero las tres las gané, entonces, me dieron otra medalla de oro y el cinturón de campeón”.
Este joven meridano ya había participado en otra competencia similar en el Estado de Campeche, en donde obtuvo una medalla de oro y un segundo lugar en las mismas disciplinas.
“Había acudido a otra competencia en Campeche, igual en mi categoría de los 70 kilos obtuve oro y al irme a la ‘Absoluto’ quedé en segundo lugar y me quedé con plata”.

Por curiosidad

Al pasar por una escuela de este deporte en Ciudad Caucel tuvo la curiosidad de acercarse a ver en qué consistía y le llamó la atención, sin pensar que ésta sería una de las etapas que le darían la felicidad en su vida por la disciplina que ha aprendido.
“Tengo aproximadamente un año practicando este deporte, un día pasé por la escuela en Ciudad Caucel y me llamó la atención, pues yo no sabía de qué se trataba, entonces, me retiré, pero me quedó la espinita y al mes regresé y hablé con el entrenador, me explicó en qué consistía este deporte y a la siguiente semana empecé a entrenar y he aprendido disciplina, porque tenemos que cuidarnos en la alimentación para no subir de peso, porque cuando peleo me siento cómodo, también nos enseñan que debemos ser responsables para no faltar a los entrenamientos, porque al ir a las competencias no tendríamos el rendimiento que exigen estas peleas, y el compañerismo, al momento de entrenar y apoyarnos entre nosotros, ver nuestros errores y corregirlos”.
Sus buenas calificaciones le han permitido ser también un ejemplo para muchos en su escuela y para sus tres hermanitos pequeños, Mauricio, Santiago y Ferney, y lógicamente un orgullo para sus padres, Iris y Vladimir, que siempre lo han apoyado.

Sus actividades

“Pasé a sexto semestre de tercero de preparatoria, pero también trabajo en las tardes cuando regreso de la escuela, llego a mi casa como a las dos de la tarde, como, me baño y me cambio, me voy a una tienda de abarrotes propiedad de mi abuela y atiendo a la gente tres horas diarias, después llega mi mamá y me suple para yo irme a entrenar, me siento muy feliz de ser un ejemplo para mis hermanitos, porque me dicen que también quieren ir a entrenar para ganar medallas que quieren pelear como yo”.
Sin embargo, en las competencias no están presentes sus papás o hermanos por la situación económica, aunque sabe que están con él desde su casa y eso le da fuerza y lo motiva a luchar y salir victorioso.
“No me siento mal, porque mis papás me dicen que, aunque no estén ahí conmigo, ellos me están apoyando desde casa o desde su trabajo, y sé que cuento con ellos y eso me motiva, porque le echo muchas ganas y, al ganar y regresar, me da alegría mostrarles el resultado de mi esfuerzo. Yo creo que los jóvenes que, desafortunadamente, han caído a temprana edad en los malos hábitos, como drogas o alcohol, pueden tener alternativas en el deporte y no andar en la calle con personas que dicen ser tus amigos, pero no lo son, aquí en esta escuela te enseñan el buen camino”.
Gerardo se levanta todos los días a las 5:30 horas para bañarse y salir de casa, ya que desde la noche antes de dormir se prepara su refrigerio y camina para abordar el camión de la ruta 49 Petronila y llegar a tiempo a la escuela “República de México”, entra a las 7 de la mañana y sale a la una de la tarde, para entrar a las 3 de la tarde a la tienda a trabajar.

Quiere ser campeón

“Ahí aprovecho para hacer tarea y estudiar cuando no hay gente, tengo la responsabilidad de estudiar, trabajar y entrenar, yo quisiera ir a una competencia nacional y si se puede una internacional, quiero ser campeón”.
Cabe señalar que esta joven promesa del deporte en esta disciplina no ha sido apoyado por ninguna autoridad del deporte y se ha costeado él mismo, apoyado por sus papás, por lo que quizás si alguien lo impulsara podría llegar mucho más lejos.

Fuente: Por Esto

Comments are closed.