jueves, agosto 13

La cultura en México es más familiar y unida

0
174

Grata e inolvidable experiencia de visitantes extranjeros

PROGRESO, Yucatán.- “Lo que me gusta de este país es que sus habitantes no necesitan mucho dinero para ser felices, todo lo contrario a mi país, donde son más egocéntricos y valoran mucho los bienes materiales”.
Esto fue expresado por la Profesora Julie Meloche, de 31 años, docente del nivel secundaria, quien vino en el grupo de la Asociación Canadiense Jeun Espoir Mexique a realizar diversas actividades en la Primaria “Benito Juárez” de Chicxulub Puerto.
“La cultura en México es más familiar, unida y de apoyo a los demás, no necesitan tener mucho dinero para ser felices.
“Sólo con que tengan para su comida se sienten tranquilos y satisfechos en su mayoría, cuando tienen un poco de dinero de más realizan comidas y reuniones familiares y reparten de manera equitativa, esto nos cautivó el corazón.
“Esta es la actitud que absorbemos y llevamos a nuestro país, Canadá, donde a los alumnos se les enseña a ser generosos, ayudar al necesitado, para que estas prácticas vayan a la par de su educación”, comentó.
Estos 16 jóvenes que se presentaron a trabajar quieren vivir la experiencia de ayudar, son considerados agentes del cambio y adoptan el sentimiento contagioso de que, con poco, los mexicanos son felices.
El grupo de jóvenes está enfocado más a lo social, ya que existen enfoques de veterinaria, de construcción, médico, bomberos, pero todo el apoyo es voluntario.
En las aulas del plantel se analizan diversas problemáticas a nivel mundial, como la pobreza, discriminación, maltrato a la mujer, a los animales y al ecosistema.
Dichas actividades se realizan en el período comprendido entre los meses de septiembre a enero y esta es su última semana en México.
“Así como la sociedad y los alumnos se unen para protestar o hacer algo malo, ¿por qué no volverlo un bien social?, no importa el lugar del mundo, el objetivo es que sea un movimiento positivo.
“También en Ottawa existe la pobreza, pero no como la que se vive en México, ahí afectan flagelos como las drogas, salud mental y las rentas que son muy caras”, agregó.
Pero estos muchachos apoyan primero a su comunidad y después se dedican a proyectarse al mundo.
La alumna Laura Petrilli, de 17 años, de la Secundaria Beatrice Desloges, de Ottawa, dijo que habla español debido a que estuvo en un intercambio estudiantil en Zaragoza, España, por 5 meses.
Esta es la segunda ocasión en que visita México, la primera fue en unas vacaciones en Cancún y la Riviera Maya.
La chica recalcó que la gente los recibió con los brazos abiertos y le encantó la comida picosa, como los tacos, y el domingo en la tarde estarán en el asilo de ancianos; dijo que esta fue una grata e inolvidable experiencia.

Fuente PorEsto

Comments are closed.