viernes, febrero 21

La era en la que robots influencian a humanos

0
157

La era de la inteligencia artificial ya está en marcha desde hace tiempo también en las redes sociales. Miquela Sousa aparece en Instagram como una chica de pelo moreno y pecas. Tiene 19 años, según consta en su cuenta. Asegura que su familia son un hombre llamado Trevor y una mujer de nombre Sara. Dice ser música, luce prendas que marcan tendencia e incluso se implica en causas sociales, por ejemplo en apoyo a la comunidad LGTBI o a los sintechos, como se aprecia en su descripción. Casi a diario cuelga posts donde expresa sus sentimientos y enseña su vida a los 1,3 millones de seguidores actuales. En realidad, Trevor McFredies y Sara Decou son los cofundadores de la start-up Brud. Y Miquela es una robot virtual creada por esta compañía. No es la única humanoide presente en las redes y el número creciente de seguidores de cuentas como la suya llama la atención sobre un nuevo fenómeno viral.

A la vez la tecnología se está acercando más al ser humano y esto también es un fenómeno que se va a trasladar a las redes “, afirma Rafaela Almeida, autora del libro Influencers, la nueva tendencia del marketing online. “Estos personajes llaman la atención porque son una nueva forma de comunicarse en Instagram que no en el mundo digital, donde los avatares llevan mucho tiempo funcionando”, agrega Ana Maestre de Okiko Talents, una de las primeras agencias españolas dedicadas a la gestión de personajes de tendencia en redes sociales y de sus relaciones con las marcas. Maestre cita entre los instagramers no humanos existentes también a Shudu, creada por el fotógrafo Cameron-James Wilson y definida en su cuenta Instagram “la primera supermodelo digital”. “La tecnología, la robótica y la novedad” generan mucha fascinación, y eso empuja a crear personajes reales o ficticios que permiten jugar con eso, según Almeida.

La cuenta de Miquela lleva dos años presente en Instagram. En muchos posts el avatar sale con ropa de marcas como Prada, Supreme o Diesel. A veces aparece en compañía de modelos y otros personajes de tendencia. Hasta existe un perfil en Spotify con algunas canciones asociado a esta humanoide. Miquela ha sido también citada repetidamente en distintos medios. En junio de este año, la revista Time la incluyó en el listado de los 25 personajes más influyentes en Internet de 2018. Al principio no todos tenían claro que no se trataba de un ser humano. “Cuando empecé, la pregunta siempre era: ¿Miquela es una persona real?”, se lee en uno de los posts que aparecen firmados con el nombre del personaje.

En el pasado abril, la cuenta de Miquela sufrió un supuesto ataque por parte de un avatar llamado Bermuda, según reconstruyó la revista The Cute. Este segundo personaje, presuntamente creado por una compañía de inteligencia artificial que apoya a Donald Trump llamada Cain Intelligence, salió en posts desde la cuenta de Miquela en los que la insultaba y le espetaba a que declarara su identidad no humana. En los días siguientes, apareció un mensaje en el que Miquela confesaba que no era un ser humano y sus creadores eran los miembros de la compañía Brud. Tras este episodio, Miquela ha aparecido con frecuencia en sus posts junto a Bermuda. También ha salido en distintas ocasiones con el avatar de un personaje masculino llamado Blawko22, también creado por Brud. En este periodo, el número de seguidores de las tres cuentas no ha parado de crecer.

La compañía Brud aseguró en Instagram que es un colectivo de artistas de Los Ángeles especializado en la “creación y gestión de talento artificialmente inteligente”.  En un comunicado aparecido tras el supuesto ataque a Miquela, la start-up afirmó que había sido contactada por Cain Intelligence para crear el producto de inteligencia artificial más avanzado del mundo. Según esta versión, al descubrir que el objetivo de esta compañía era crear un objeto sexual, Brud robó el prototipo de humanoide y desarrolló a Miquela, un robot “vivaz, valiente y bueno” programado para sentir empatía con los seres humanos. Brud pidió disculpas por no haber quitado antes todas las dudas sobre la naturaleza de Miquela. En la página web de Cain Intelligence apareció una nota donde se descartaba que la compañía hubiese participado en la creación del personaje.

Fuente: El País

Comments are closed.