sábado, diciembre 14

La fatiga mental existe y te cansa tanto como el ejercicio

0
293

Al tener tensión y un ambiente poco relajado a tu alrededor, el cerebro comienza a demandar mucha energía.

Si has sentido cansancio luego de una jornada laboral o un largo día de estudio, aunque no hayas realizado ningún esfuerzo físico ni ejercicio, podrías padecer fatiga mental.

Estar expuesto frente a la pantalla de un monitor, escribir reportes, sacar números y cuentas, hacer planos o responder correos electrónicos de forma breve y eficiente podría traer consecuencias para tu funcionamiento cerebral como este tipo de fatiga.

Según lo explica el Dr. Steven Peinsilver, director de medicina del sueño en el Hospital Lenox Hill, en Nueva York, aunque no practiques actividades de alto esfuerzo los altos niveles de estrés pueden generar el mismo cansancio en tu cuerpo que el ejercicio, pero sin la parte benéfica.

Al estar en un ambiente de tensión, el cerebro comienza a demandar energía consumiendo hasta el 20% del oxígeno corporal, sin mencionar las afecciones emocionales del día a día que también detonan preocupaciones o estrés.

Las respuestas y reacciones a estímulos que requieran de nuestra capacidad para resolver problemas, también provocan que nuestro cuerpo se prepare para todo tipo de escenarios, resultando la planeación de éstos casi siempre agotadora.

El esfuerzo mental no debe subestimarse, ya que al estar mal enfocado detonará episodios de ansiedad y nerviosismo extremo, en los que los niveles de adrenalina y cortisol nos mantendrán tan alerta que harán que nuestro sistema interprete esta señal al mismo grado que interpretaría una amenaza de muerte.

Por si no fuera suficiente, experimentar periodos de fatiga mental aleatorios tiene una influencia negativa en nuestro sistema inmune, provocando que las defensas bajen y seamos más vulnerables a contraer enfermedades y contagios.

¿Cómo puedo contrarrestarlo?
Una buena alimentación, un buen ciclo de sueño, ejercicio y descansos mentales entre la jornada laboral y/o escolar podrían hacer la diferencia en la forma en que llevamos a cabo nuestras actividades, volviéndonos más productivos y eficientes sin atravesar crisis de estrés.

Cambiar de postura, realizar estiramientos y caminar para evitar el sedentarismo también es una alternativa recomendada para cuidar nuestra mente y nuestro cuerpo.

Síntomas de la fatiga mental
Aunque enfrentarás dolores de cabeza, dificultades para dormir, problemas para concentrarte, alteraciones digestivas, dolores musculares y tensión, no debe confundirse con la depresión, ya que la fatiga mental no provoca una proyección negativa hacia uno mismo, sino que está relacionada a las preocupaciones externas.

Fuente: Noticieros Televisa

Leave a reply