viernes, mayo 24

La incertidumbre siempre tiene un costo

0
49

Razones
Jorge Fernández Menéndez

En Morena se está viviendo un momento extraño. Pasan los días y se sigue insistiendo en el tema de las comisiones bancarias pese a que el propio López Obrador ha dicho que no se tomarán medidas fiscales ni financieras, por lo menos, en los tres primeros años de gobierno.

El senador Ricardo Monreal sigue opinando que esa reforma es viable. El tema ya ha trascendido a la prensa financiera internacional y todos se preguntan quién definirá con claridad cuál es el rumbo a seguir cuando faltan apenas unos días para el cambio de gobierno y la presentación del presupuesto 2019.

La presentación del paquete económico para el año próximo será decisiva para saber si se mantiene o se pierde la confianza de los mercados en el próximo gobierno. Hasta ahora, luego de un inicio de transición muy terso, se han acumulado reacciones negativas en unas pocas semanas que han terminado golpeando a la Bolsa y al peso.

Dicen que los presupuestos son política condensada y es verdad: si el presupuesto para el 2019 no cuadra o se hacen malabares financieros para alcanzar los números y financiar las altísimas inversiones y programas que quiere realizar el gobierno de López Obrador (o si para ello se amplía dramáticamente el déficit) habrá consecuencias graves y de corto plazo.

Por otra parte, un presupuesto ordenado y confiable podrá restituir, aunque sea en parte, lo que se ha perdido en estos días. Con la iniciativa de las comisiones bancarias lo más grave no fue solamente la propuesta de eliminación de las mismas, con todas sus consecuencias financieras, sino que la propuesta presentada en el Senado vulnera abiertamente la autonomía del Banco de México, que es la única institución legalmente autorizada para establecer las comisiones bancarias.

Si a ese intento de romper la autonomía del Banxico se suma la iniciativa de otro legislador de Morena, el oaxaqueño Benjamín Robles, quien pidió cambiar la ley orgánica del Banco de México de forma tal que se pudieran utilizar las reservas monetarias del país para financiar programas sociales, la preocupación adquiere otra dimensión, porque se rompería de esa forma también la autonomía del banco central, misma que, una y otra vez, López Obrador se comprometió en resguardar.

Tuvo que salir el futuro secretario de Hacienda, Carlos Urzúa, a descalificar a Robles y reiterar el respeto a la autonomía de Banxico y a explicar que no se pueden utilizar las reservas monetarias en programas sociales. Y ese mismo día apareció la iniciativa de las comisiones bancarias.

El presidente electo subrayó que más allá de los compromisos que él asume, no puede dar línea al Congreso, lo que no es ni siquiera una verdad a medias. López Obrador tiene el control del Congreso en ambas cámaras y la enorme mayoría de los legisladores llegaron a esas posiciones arrastrados por la votación del tabasqueño.

Él mismo, en la campaña, apareció en las imágenes de todos los candidatos a diputados y senadores, y durante la etapa final fue insistente en pedir que se votara la boleta completa, que todos los votos fueran para todos los candidatos de Morena.

Lo logró y, por ende, debe hacerse responsable de lo que hacen o dejan de hacer sus diputados y senadores. A poner orden entre los suyos.

Porque hoy los legisladores están abonando seriamente a crear un ambiente de incertidumbre donde la lectura de los mercados es que el presidente electo no está interesado en sus reacciones o que, por el contrario, lo que quiere es demostrar la autoridad del poder político ante, como él mismo ha dicho, el poder económico.

Sea una o la otra la razón de fondo, ambas opciones son un error: la certidumbre es un bien tangible, imprescindible para los negocios y las inversiones y no puede haber programa social del Estado que sea suficiente para reemplazar el peso que los negocios privados y las inversiones tienen en la economía nacional y la creación de riqueza y empleos.

Mucho se ha hablado en estos días de los manotazos que ha dado López Obrador. Creo que tiene que dar uno más, sobre todo entre los suyos, que no terminan de comprender que el gobierno de Andrés Manuel depende de que su accionar y su mensaje vayan por un mismo camino y que un rumbo de incertidumbre lo llevará, inevitablemente, más temprano o más tarde, a una crisis que nadie en su sano juicio querría para nuestro futuro inmediato.

LA MARCHA

Dicen que fueron unas diez mil personas a la marcha del domingo, organizada en forma bastante espontánea vía redes sociales en contra de la decisión de cancelar el aeropuerto de Texcoco. Es la primera reacción de este tipo desde las elecciones de julio y es un reflejo, también, de que el ánimo ha cambiado y el temor que casi se había desterrado con la llamada transición de terciopelo ha vuelto a hacerse presente. La marcha, en ese sentido, es sólo un síntoma y un recuerdo de que si bien Andrés Manuel obtuvo una votación histórica del 53 por ciento de los votos, un 47 por ciento del electorado no votó por su candidatura. Y ese 47 por ciento también es pueblo.

Fuente: Excelsior

Comments are closed.