sábado, febrero 22

La miel orgánica no es el futuro, sino el presente

0
183

El presidente de Apimiel, Pablo Gotthold Beutelspacher Baigts, asevera que se deben unificar criterios para mejorar la producción

El presidente de Apimiel, Pablo Gotthold Beutelspacher Baigts, encabezó el Foro Apícola 2018 “Miel Orgánica” y manifestó en breve entrevista que el propósito es unificar criterios sobre las políticas y acciones que se deben tomar para mejorar la producción de la miel orgánica y fortalecer el ingreso de los productores.

La miel orgánica es más cara que la miel convencional, razón por la cual, en coordinación con los gobiernos y Fira, luchamos para capacitar a los apicultores y se produzca más, aseguró.

Agregó que la producción de miel en Yucatán es una tradición desde tiempos prehispánicos, cuando los mayas se arraigaban a la apicultura y la hacían una de sus actividades principales.

Un tesoro de Yucatán

Por esto, actualmente, familias de múltiples regiones en la Península retoman las antiguas prácticas de producción e incorporan normativas internacionales de producción orgánica para obtener esa miel de gran cuerpo y sabor, con un color ámbar oscuro, que saciará el paladar con la fortaleza de los sabores y aromas característicos de la región.

La miel orgánica es producida en la Península de Yucatán. Su mezcla natural de flores como el Dzidzilché, Tajonal y Tzalam dan a la miel orgánica una coloración ámbar, un gran cuerpo, un aroma supremo y su exquisito sabor.

¿Por qué elegir la miel orgánica en lugar de la convencional? Algunas de las diferencias más significativas entre una y otra, que justifican con creces la decisión. En la miel orgánica las plagas son controladas con vapores de ácido fórmico (un constituyente natural de los insectos) o de aceites esenciales.

En la miel convencional, la abeja puede tomar néctar de flores de cultivos pulverizados con diversas sustancias químicas. En la orgánica, se mide la distancia del colmenar para que sólo pueda obtener néctar de flores sin ningún residuo.

En la miel convencional, algunas enfermedades de las abejas son tratadas con antibióticos, que pasan a la miel. En el caso de la orgánica, su producción excluye la alimentación artificial con azúcar no orgánico y la utilización de medicamentos de síntesis química.

El riguroso seguimiento garantiza que las colmenas se encuentren alejadas de cultivos convencionales o cualquier posible fuente de contaminación.

Sólo la naturaleza y nadie más que ella puede ofrecer al hombre un alimento como la miel. El endulzante que se obtiene del néctar de las flores y es cosechado de las colmenas de abejas, también se produce de manera orgánica y a diferencia de la producción de miel convencional en ésta no se emplean productos químicos.

Fuente: Punto Medio

Comments are closed.