domingo, mayo 26

La OMS advierte de 10 amenazas a la salud

0
63

De 10 escenarios peligrosos que la Organización Mundial de la Salud (OMS) proyecta combatir este año, nueve son familiares para Puerto Rico.

La advertencia de la OMS urge atención inmediata, ya que, de todos los retos identificados, solo el ébola y otros patógenos de igual o más peligrosidad no han llegado a la isla.

Las otras nueve amenazas son parte habitual del sistema de salud local o podrían serlo, desde el dengue hasta la contaminación ambiental, la posibilidad de una pandemia de influenza y la cada vez más peligrosa resistencia antibacteriana, entre otras.

La contaminación ambiental y el cambio climático lideran la lista de las amenazas por sus efectos en la salud.

En ese marco, Puerto Rico, por ser una isla tropical con una temporada de huracanes que anualmente pone bajo advertencia a la población durante seis meses (junio a noviembre), no tiene escapatoria. Estos dos factores anticipan temporadas más activas, pues aguas más calientes en el océano Atlántico propician la formación de tormentas y huracanes.

La ubicación tropical de Puerto Rico la vincula directamente a otra de las amenazas identificadas por la OMS, el dengue, virus transmitido por la picada del mosquito Aedes aegypti. Es una enfermedad endémica en la isla, es decir, que se reportan casos todo el año.

Una posible pandemia de influenza también figura entre los peligros de salud pública a nivel mundial para este año. La situación no es extraña para Puerto Rico, donde es frecuente el desarrollo de epidemias y brotes de este virus respiratorio altamente contagioso.

Enfermedades no transmisibles o crónicas, resistencia a antibióticos, VIH y resistencia a la vacunación son otros retos a la salud identificados por la OMS, además de entornos frágiles y vulnerables y un débil cuidado primario de salud.

“Son 10 asuntos que la mayoría dan en Puerto Rico. Hay que trabajar intensamente en ellos”, dijo el doctor Víctor Ramos, presidente del Colegio de Médicos Cirujanos.

Según el pediatra, los indicadores de salud de Puerto Rico están actualmente por debajo de los de otros países ante la carencia de un sistema integrado de salud.

“Los esfuerzos (salubristas) que se hacen no están organizados, entonces las iniciativas afectan a algunos, no a todos. Con el cambio climático, por ejemplo, es importante que creen la ley que regula, excluyendo acciones que inciden directamente, como la incineración y quema de carbón”, sostuvo.

Contaminación

Datos de la OMS advierten que actualmente nueve de cada 10 personas respiran aire contaminado diariamente. Además, la tasa de mortalidad de enfermedades como cáncer, derrames cerebrales y condiciones cardiovasculares y del pulmón están vinculadas, en parte, a la contaminación ambiental. Se espera que el cambio climático provoque unas 250,000 muertes adicionales por desnutrición, malaria, diarrea y estrés por calor entre 2030 y 2050.

“Las visitas a los hospitales aumentan por las olas de calor”, coincidió el doctor Rafael Méndez Tejeda, climatólogo y profesor en la Universidad de Puerto Rico en Carolina, quien señaló que los infartos cardíacos también suelen incrementar por el alza en la temperatura.

Según el catedrático, el calentamiento global también causa humedad en edificios, lo que propicia el desarrollo de hongos y exacerba condiciones respiratorias.

Peligroso subreporte

La OMS anticipa el desarrollo de una pandemia de influenza, aunque se desconoce exactamente cuándo ocurrirá y cuán severa sería. En Puerto Rico, durante la temporada 2017-2018, se reportaron 10 fatalidades por este virus. Ya en la temporada 2018-2019 hay tres fatalidades confirmadas y varias más bajo investigación. Mientras, hasta el pasado 2 de febrero, se habían registrado 21,028 casos y 1,019 hospitalizaciones.

Al doctor Miguel Colón, expresidente de la Sociedad de Enfermedades Infecciosas, le preocupa el subreporte que suele haber de casos de influenza, ya que el 66% de las pruebas rápidas de laboratorio arrojan “falsos negativos”.

“Hay mucha gente que no se ha tratado y sigue con los síntomas cinco y seis semanas. Tenemos que tratar estos casos por la clínica (síntomas) no solo los resultados de la prueba (rápida)”, dijo, al exhortar a la vacunación como prevención del virus.

No obstante, reconoció que la vacunación no ofrece una protección “100%” a esta enfermedad.

Resistencia

La resistencia a antibióticos es otra amenaza a la salud que causa preocupación médica.

“Lo veo todos los días, muchos organismos multirresistentes (a antibióticos). Tenemos que ser bien prudentes. Por ejemplo, para un catarro no se dan antibióticos”, sostuvo Colón.

La doctora Ángeles Rodríguez, exepidemióloga del Estado, coincidió al censurar su mal uso.

“No tenemos muchos antibióticos nuevos, con mecanismos de acción nuevos y ya hay bacterias resistentes a todo lo que existe”, lamentó.

Rodríguez señaló que esta situación es particularmente peligrosa en casos como la tuberculosis, ya que, si una persona con una infección multirresistente no se aísla a tiempo, puede transmitir la enfermedad a otros y provocar un brote que no podrían combatir.

Agregó que se debe regular el uso exagerado de antibióticos en la agricultura, ganado y aves, pues son parte de la cadena alimenticia y pueden impactar a los humanos también.

En cuanto a la resistencia a la vacunación, la OMS señala varios posibles factores, como dificultades de acceso y falta de confianza en las vacunas.

El pediatra Fernando Ysern advirtió que, aunque la tasa de vacunación infantil en la isla es “bastante alta” en otros países, incluyendo Estados Unidos, hay áreas donde se han identificado brotes de sarampión y otras enfermedades prácticamente erradicadas en grupos de personas que se oponen y no vacunan a sus hijos por creencias religiosas, entre otros factores. Agregó que un reto local es que “como los planes médicos no pagan adecuadamente las vacunas, no muchos pediatras y médicos de familia vacunan”.

Urge un estudio

Según la OMS, un 40% de la población mundial está en riesgo de contagiarse con dengue, enfermedad que anualmente enferma a unas 390 millones de personas. Además, la OMS resalta que el dengue se está esparciendo cada vez más a países menos tropicales, como Nepal, donde tradicionalmente no ocurrían casos.

Aunque en Puerto Rico el dengue es endémico, el doctor Ramos advirtió que urge que se haga un estudio sobre las razones que han causado una significativa merma de casos tras el huracán María.

“Ahora mismo hay un gran brote de dengue en República Dominicana y Jamaica y, por alguna razón, el virus no está circulando tanto en Puerto Rico desde el huracán. Hay que hacer un estudio serio para saber qué está pasando”, dijo Ramos.

En cuanto al VIH, la OMS reconoce que se han hecho grandes avances, pero la epidemia continúa con cerca de un millón de personas muriendo al año de VIH y sida. La OMS urgió al acceso a tratamiento a poblaciones en riesgo, como trabajadores del sexo, prisioneros y transgénero.

La doctora Rodríguez coincidió, al resaltar el éxito del tratamiento en los pacientes de las clínicas del gobierno, con más del 90% con el VIH suprimido.

“En general, estas son amenazas serias, pero la mayoría son prevenibles con una buena salud pública, vigilancia activa y pasiva y educación”, concluyó.

Fuente: Endi, El Nuevo Día

Comments are closed.