lunes, julio 22

Las consecuencias de no vacunar: 3 historias que te impactarán

0
2503

En las últimas décadas el movimiento anti vacunas ha cobrado fuerza gracias a las redes sociales y a algunas celebridades que lo apoyan. Estas personas aseguran que las vacunas pueden causar autismo y otros problemas de salud, a pesar de que esto se ha descartado, existen incontables estudios que han demostrado que no solo son seguras, sino necesarias para erradicar enfermedades que pueden provocar la muerte o dejar secuelas permanentes en los niños.

Existen muchas historias de niños que han contraído enfermedades graves, que se pudieron haber evitado con el uso de vacunas, y otras aún peores de pequeños que por alguna razón médica (ya sea edad, alergias o sistemas inmunológicos comprometidos) no han podido recibir sus vacunas y contraen las enfermedades de otros niños que no fueron vacunados por decisión de sus papás.

Es por eso que el movimiento anti vacunas se ha convertido en un problema de salud pública. Es triste pensar que estos tres casos reales se pudieron haber evitado con una simple inyección.

800,000 dólares por no poner una vacuna

En 2017 un niño de 6 años que estaba jugando en la granja de su familia se golpeó en la frente. Los papás limpiaron y cosieron la herida en su casa, pero el niño nunca había sido vacunado. Seis días después lo llevaron al hospital con la mandíbula trabada y la espalda arqueada, señales típicas de tétanos.

En Oregon, los doctores llevaban más de tres décadas sin ver un caso de tétanos. El pequeño tuvo que ser trasladado en avión a un hospital infantil para recibir tratamiento.

Cuando llegó estaba despierto pero no podía abrir la boca. Tuvo que ser intubado, su presión sanguínea se elevó y le dio fiebre. Le pusieron un tubo en la tráquea para ayudarlo a respirar y le dieron una medicina para controlar los espasmos musculares que tuvo que tomar por más de un mes. El niño pasó 47 días en terapia intensiva.

54 días después de haber sido admitido en el hospital le quitaron el tubo de la tráquea. Después de eso pasó otras dos semanas y media en un centro de rehabilitación. Los papás tuvieron que pagar más de $811,929 dólares por los servicios médicos. Es mucho dinero, pero le pudo haber costado la vida.

Muchos medios en Estados Unidos cubrieron el caso de este niño como noticia, porque el tétanos es una de las muchas enfermedades prácticamente erradicadas que pueden volver a ser comunes si los papás dejan de vacunar a sus hijos.

Y todo se pudo haber prevenido con 1 vacuna.

Las vacunas son por el bien de todos los niños

Riley tenía solo meses de nacido cuando falleció de tos ferina, semanas antes de tener la edad necesaria para recibir la vacuna que le hubiera salvado la vida.

La tos ferina es una enfermedad muy contagiosa, que se propaga por el aire o la saliva, y que mata a 1 de cada 100 bebés que la contraen. La mitad de los bebés menores de un año que se contagian tienen que ser atendidos en un hospital. 2012 fue el año con más casos de tos ferina reportados en Estados Unidos desde 1955. Esto se debe a varios factores, entre ellos la falta de inmunidad de rebaño.

Le llaman inmunidad de rebaño, colectiva o de grupo a la protección indirecta que reciben las personas que no pueden ser vacunadas, gracias a que el resto de la población sí tiene los anticuerpos necesarios para resistir enfermedades. Si menos personas son portadoras de ciertos virus o bacterias, es más improbable que los demás se enfermen.

Es la manera que tiene la sociedad de cuidar a los más vulnerables, a los bebés recién nacidos como Riley. Cuando dejamos de vacunar a los niños dañamos al rebaño.

Cuando las creencias se vuelven crímenes

Ezekiel tenía 19 meses de edad cuando fue admitido al hospital por problemas respiratorios. El bebé llevaba tiempo enfermo, y sus papás habían decidido “curarlo” en casa, usando remedios caseros como tés de hierbas y vinagre de manzana. Familiares y vecinos sugirieron a los padres que llevaran al pequeño con un doctor, pero se resistieron. Cuando por fin decidieron llevarlo a urgencias era demasiado tarde.

Ezekiel murió de meningitis, una enfermedad que se puede prevenir vacunando contra Hib*,

Un año después de la muerte del bebé, el gobierno de Canadá arrestó sus papás por negligencia. La corte los encontró culpables, después de escuchar testimonios en los que narraron cómo el niño tenía tan tieso el cuello que tuvieron que acostarlo en el asiento trasero de su coche en lugar de sentarlo en su sillita para poder transportarlo a una clínica naturista.

Todas estas enfermedades se pueden prevenir con UNA SOLA VACUNA. La vacuna pediátrica hexavalente 6 en 1 previene enfermedades como difteria, tétanos, tos ferina, poliomielitis , infecciones invasivas causadas por el Haemophilus influenzae tipo b y se le suma hepatitis B. Se administra vía intramuscular a los 2, 4, 6 y 18 meses de edad y está dentro de las vacunas recomendadas por la Organización Mundial de la Salud.

La decisión de vacunar a tus hijos puede salvar vidas, y no solo la de ellos. Es momento de retomar el control de la salud de nuestros niños.

*Haemophilus influenzae tipo b

Fuente: Salud180.com

Leave a reply