lunes, octubre 26

Las horas de sueño perdidas no las vuelves a recuperar

0
284

Sabemos perfectamente que debemos dormir entre 7 y 8 horas diarias para que nuestro cuerpo se recuepere y nuestro cerebro pueda organizar la información, pero cuando no logramos conciliar el sueño por insomnio o fiestas, creemos que durmiendo más al día siguiente nos pondremos al corriente pero esto no funciona así: no es posible recuperer las horas de sueño perdidas.

Numerosos estudios han demostrado que las horas de sueño perdidas no se pueden recuperer durmiendo más al día siguiente. Una invstigación realizada por la Universidad de Colorado Boulder y publicada en la revista Current Biology indicó tratar de ponerse al día después de desvelos durante unos días y luego volver a los malos hábitos de sueño puede empeorar las cosas.

“Nuestros hallazgos sugieren que el comportamiento común de desvelarse durante la semana y tratar de compensarla durante el fin de semana no es una estrategia de salud efectiva”, dijo el autor principal Kenneth Wright, profesor de fisiología integradora y director de Sleep and Chronobiology.

El sueño insuficiente puede aumentar el riesgo de obesidad y diabetes, en parte al aumentar la necesidad de comer bocadillos por la noche y disminuir la sensibilidad a la insulina, o la capacidad de regular el azúcar en la sangre. Algunos impactos adversos en la salud metabólica pueden comenzar después de solo una noche de pérdida de sueño, según ha demostrado una investigación reciente de CU Boulder.

Para este estudio, reclutaron a 36 adultos sanos de 18 a 39 años para permanecer por dos semanas en el Centro de Investigación Traslacional Clínica en el Campus Médico de Anschutz, donde se monitoreaba de cerca su consumo de alimentos, exposición a la luz y sueño.

Después de la prueba de referencia, los voluntarios se dividieron en tres grupos. A uno se le dio suficiente tiempo para dormir: 9 horas cada noche durante 9 noches. El segundo se permitió 5 horas por noche durante ese mismo período. El tercero durmió no más de 5 horas por noche durante 5 días, seguido de un fin de semana en el que pudieron dormir tanto como quisieron antes de regresar a 2 días de sueño restringido.

Ambos grupos con restricción del sueño comieron más por la noche, aumentaron de peso y vieron descensos en la sensibilidad a la insulina durante el período de estudio. Mientras que aquellos en el grupo de recuperación del fin de semana observaron algunas mejoras leves (incluida la reducción de bocadillos nocturnos) durante el fin de semana, esos beneficios desaparecieron cuando se reanudó la semana laboral restringida para dormir.

“Al final, no vimos ningún beneficio en ningún resultado metabólico en las personas que pudieron dormir el fin de semana”, dijo Depner.

Fuente: El Debate

Tagsdormir

Comments are closed.