martes, septiembre 22

Las tecnológicas buscan en el Tercer Mundo los próximos 1.000 millones de usuarios

0
185

De los 7.600 millones de habitantes que hay en el mundo, unas 3.500 millones de personas no tienen acceso a Internet. La cifra de los no conectados refleja un problema global, pero también, para compañías como Google y Facebook es una oportunidad de atraer a una legión de nuevos usuarios.

La progresión del acceso a Internet en los países en desarrollo tiene como obstáculo más evidente la falta de infraestructura. No solo las velocidades de red son muy inferiores sino que esta no se extiende a ciertas regiones que, por su escasa densidad de población, no tienen interés económico para las operadoras locales.

El reto está en dar un servicio relevante a un precio asequible, pero que permita rentabilizar la inversión

Las conexiones móviles son la vía abrumadoramente mayoritaria para acceder a la Red en los países en desarrollo. Pero en 2016, según el Foro Económico de Davos, el 31% de la población mundial vivía fuera del ámbito de cobertura 3G. Conocedores de las dificultades, los agentes locales se esfuerzan por buscar oportunidades de negocio que respalden la expansión de la infraestructura.

“Desde el punto de vista de la construcción, en lugares remotos con poca población tenemos el reto de reducir el coste de las estaciones base”, señala Thibaud Rerolle, director de tecnología de la operadora keniata Safaricom, filial del grupo Vodafone. El directivo cuenta que el reto está en dar un servicio relevante a un precio asequible, pero que permita rentabilizar la inversión. “Hay mucho trabajo puesto en el diseño. Tenemos que ser inteligentes a la hora de planear y buscar formas alternativas de dar electricidad a estos puntos de acceso”. Se persigue la autosuficiencia, a veces basada en energías renovables. Un 15% de la población mundial no tiene acceso a la electricidad, también según los datos del Foro de Davos.

La reducción de los costes se adereza con la prestación de servicios añadidos, para aumentar los ingresos. “Cuando llevamos servicio a cualquier área no es solo banda ancha. Ofrecemos nuestra plataforma móvil de pagos”, destaca Rerolle. La plataforma M-Pesa permite hacer transacciones económicas a través del móvil y cuenta con 20 millones de usuarios en Kenia.

Fuente: El País

Comments are closed.