Latente alerta sobre Cancún

0
23

Cancún y Quintana Roo podrían enfrentar una alerta (warning) debido a las complicaciones en materia de seguridad que se tienen ahora, las cuales se agravan con el actuar de la policía local del municipio Benito Juárez, detalló Antonio Romero Lajud, catedrático y experto en materia de seguridad.

De acuerdo con el entrevistado, la inseguridad está desbordada y las instituciones que deben contenerla están rebasadas, y lo que da como resultado es tener respuestas inmediatas que no permiten pensar más allá de la coyuntura.

“Y el problema nos lleva a dos palabras dentro del actuar de las autoridades, disimular y simular; disimular es fingir, no tener lo que se tiene y, simular es fingir tener lo que no se tiene, lo uno y lo otro, remite a una realidad que estamos viviendo los quintanarroenses en materia de seguridad”, aseguró el profesor Antonio Romero Lajud.

Para el catedrático, un ejemplo claro de este fenómeno es que hay un desgobierno de la seguridad, el cual consiste en la renuncia de los actores políticos a hacerse cargo de una respuesta directa frente a la inseguridad, dejándola en manos de la policía.

Esta situación, dijo, es un riesgo, dado que encargarle a la policía que se ocupe del todo y no sólo una parte provoca sólo que haya planes de intervención policial y no políticas públicas en materia de seguridad.

“Los resultados están a la vista, la sociedad está harta y reitero la palabra, harta de sentirse vulnerable. El Estado, comenta el maestro universitario,  tiene que entender que la seguridad pública es el último espejo de cómo funciona un gobierno, y aquí lo veo opaco. La autoridad no entiende que mantener el orden público es un mandato y no un acto discrecional de sus funciones, lo que ha provocado permitir o tolerar delitos menores que luego son mayores, que provocan una escalada de violencia, una competencia de los violentos con sus propias metas”, puntualizó el entrevistado.

El experto en seguridad pública explicó que la criminalidad es más grande que lo que está en la cabeza de los quintanarroenses, y detalla que de un análisis basado en estadísticas, ya no sólo se habla de 3 ó 4 delitos en aumento como robo, violaciones, homicidios, venta de estupefacientes, sino son más, como extorsiones, control de transporte público, trata de personas, robo de identidades, invasiones de terrenos, control político de grupos y explotación sexual, tráfico de indocumentados, venta ilegal de armas, prostitución infantil y robos especializados.

“Esto no sólo es de policías que están corrompidos, como muy atinadamente el periódico POR ESTO! ha realizado reportajes, sino también de fiscales, jueces, empresarios y sobre todo políticos corruptos; en pocas palabras, es un Estado Intangible dentro de otro Estado con conexiones transnacionales”, recalcó el experto en seguridad.

De acuerdo con Antonio Romero Lajud, el incremento de los índices delictivos representa ya un peligro para la economía del estado, ya que afecta de manera directa e indirecta a todos los municipios de la entidad, debido a que se corre el riesgo de perder segmentos de turismo que son habituales en la entidad.

De igual manera detalló que de darse esta situación, el estado perdería más que recursos, sino que su reputación como un lugar seguro tanto para sus habitantes como para los turistas que lo visitan.

Fuente: PorEsto

Comments are closed.