jueves, octubre 17

Lo que un día fue, no será

0
1814

Lo que un día fue, no será

Por Yuriria Sierra

01 de Octubre de 2019

“No condenemos al pasado lo vivido / por nuestro amor, yo te lo pido…”

México llora, aun en medio del surrealismo suscitado por el paradero del cuerpo, a uno de sus iconos, José José, además del príncipe de la voz portentosa, la inigualable, la que salió de lo profundo del pecho y se anquilosa en cada derrota amorosa de varias generaciones. Esa voz y sus canciones, las que hoy, mañana y pasado volveremos a cantar…

“Me temo que lo suyo es un error…”

En un acto de congruencia forzada, renunció el líder juvenil de Acción Nacional en Yucatán. Le llovió en redes sociales: horas antes sugirió que a Yalitza Aparicio ojalá la hubieran abortado (sic), luego de que la nominada al Oscar celebró la despenalización de la interrupción del embarazo en Oaxaca, su estado natal. Francisco Cano Ail dimitió y agradeció a su partido la oportunidad, pero reiteró sus ideales: no al aborto.

“El lenguaje mudo de tu pena / lágrimas, la callada voz de tu tristeza…”

Y México despide a su príncipe desde la misma tarde del sábado. Karaokes improvisados, uno masivo anunciado para este viernes. Homenajes vendrán, un funeral en el que fue su país y otro en el que permaneció los últimos meses de su vida.

“Vamos a decirnos la verdad…”

Cancelada una master class a minutos de iniciar. Carlos Reygadas, el laureado director de cine mexicano, hablaría frente a jóvenes en Sonora sobre el “cine como existencia”; pero nada pasó o, tal vez, mucho pasó años atrás y un grupo de mujeres irrumpieron en el auditorio de la universidad del estado, recordaron una de las acusaciones contra él a través del movimiento #MeTooCineastas. Pese a la tensión del momento, tanto la audiencia como el director se retiraron, este último sin decir palabra alguna.

“Lo que un día fue, no será…”

Tal vez crea que los párrafos son inconexos. Sin embargo, a José José lo recordaremos y celebraremos como al inicio de su carrera, como aquel día en que se convirtió en ganador sin ser el primer lugar en el certamen donde cantó El Triste. Tal vez ya nunca nadie como él ni su voz.

Pero también somos capaces hoy de reconocer el discurso normalizado de violencia que en canciones como Esta noche te voy a estrenar estaba implícito. Y nada le resta a su carrera ni a la potencia de su interpretación; sin embargo, ahora vemos a quienes hoy son incapaces de hacerse responsables de sus acciones o a quienes, a regañadientes, son obligados a entender que el contexto social mucho ha cambiado a través de los años y que es un proceso que aún no termina.

Que lo que un día fue, no vuelva a ser: no más funcionarios o ciudadanos de a pie desatando el odio, como lo hizo aquel panista arrepentido por la presión de las redes sociales; tampoco más talentosos creadores que abusan de su posición. Que haya consecuencias para quienes ejercen esa violencia. Hoy tenemos elementos para desdibujar esos comportamientos. Que sean recuerdo de una sociedad que evoluciona. En el México del siglo XXI no debe haber lugar para el México de los años 70… “Porque es tanta la distancia entre los dos / que es difícil que podamos entendernos…”.

Fuente: Excelsior

Leave a reply