martes, octubre 15

Los accidentes viales, una enfermedad pública en Yucatán

0
81

Es altamente preocupante la incidencia de accidentes viales acaecidos en nuestra entidad durante este mes de enero. Pocas veces hemos observado tal número y proporción; muchos de ellos evitables, por supuesto, ya que la mayoría han sido mortales y producto de la falta de cultura, ignorancia o necedad de los causante. La vertiginosa y estresante vida a que nos ha orillado esta también increíblemente veloz posmodernidad, que ha hecho que los ciudadanos tengamos que movernos con mucha mayor rapidez y nerviosidad que nuestros padres y abuelos.

Varias son las causas de los accidentes viales en el Estado. Exceso de velocidad, falta de precaución, el no respetar los señalamientos y, en primer lugar, el alcohol. Este mal endémico es una de las principales causas de muerte en el mundo, y no solamente estamos hablando de accidentes de tránsito, sino de los efectos colaterales que conlleva este terrible mal, esta horrenda droga que tanto daño causa, y es tan legal como fumarse un cigarrillo (otro causante de un altísimo número de decesos). Veamos las estadísticas que nos conciernen directamente, es decir, al estado de Yucatán:

En los 13 primeros días de este mes de enero de 2019, han muerto 11 personas ligadas a accidentes de tránsito, la mayoría de ellos prevenibles. Es una estadística escalofriante. Casi un muerto por accidente vial cada día.

Volvamos a los porcentajes, al dato duro: cinco motociclistas fallecidos, tres viajeros o acompañantes, dos conductores y un peatón. Luego, si sacamos los porcentajes resulta que los motociclistas representan un 45 por ciento; los viajeros- acompañantes, un 27 por ciento; los conductores, un 18 por ciento, y peatones, 10 por ciento.

Cifras altamente preocupantes si tenemos en cuenta que solamente estamos contabilizando los 13 primeros días de enero.

En muchas ocasiones todos hemos escuchamos una de las frases más estúpidas que existen en el mundo: “Yo manejo mejor cuando tomo, mientras más borracho, lo hago mejor”. Terrible. Esto es cosa de todos los días. El delito comienza desde antes que el bebedor comience a tomar a sabiendas de que el será el guiador de su vehículo. Aunque fanfarronee lo anterior, en su fuero interno él tiene el conocimiento de que puede existir el accidente en ocasiones fatal. De ahí viene la ley que a los ebrios al volante se les encarcele. La autoridad argumenta, y así esta en el reglamento, que el guiador antes de beber y va a manejar, está ya avisado de lo anterior. Nada peor que un borracho al volante. Y todos, si el accidente es menor, siempre alegarán que son influyentes. Esto al parecer ya se les acabó.

Sigamos con las estadísticas. Las personas más vulnerables, es decir, peatones y motociclistas, representan un 55 por ciento, un porcentaje nada despreciable y si muy preocupante. Mérida tiene 36 por ciento de ellos y el interior del estado un 64 por ciento. Aquí en nuestra ciudad, el periférico, que es en donde más retenes y vigilancia existe, es una invitación al vals. Ahí, en estos 13 días, han muerto tres personas (27 por ciento).

En lo referente a los sexos de los accidentados, el 87 por ciento hombres y un 18 por ciento mujeres, y los días más peligrosos para transitar en esta caótica vialidad meridana son: domingo, 28 por ciento; jueves, 27 por ciento; miércoles, 18 por ciento, y sábado, 18 por ciento. Así que, amigo ciudadano, toma nota y aun toma más nota de lo que a continuación te informo: el 46 por ciento de los accidentes ocurre en la mañana, y en la noche, un 27 por ciento.

Por lo tanto, es de vital importancia que dentro del área de gobierno que contempla la seguridad pública se abra una agenda especial, un rubro muy especial en lo concerniente al tema de la seguridad vial con castigos más ejemplares. Por ejemplo, al guiador ebrio, no solamente se le encarcele 36 horas, sino que se le retire la licencia por unos tres meses, por lo menos la primera vez, seis la segunda y a la tercera que se le retire su licencia de conducir para siempre y se le inserte en un programa de rehabilitación.

Fuente: PorEsto

Comments are closed.