Los zapateros de Ticul le temen al calzado asiático

0
27

TICUL.— Los fabricantes del calzado temen un nuevo golpe por la posible caída en las ventas ante un inminente aumento en la entrada del calzado asiático al país.

De acuerdo con el empresario zapatero Gaspar Azarcoya Gutiérrez, presidente de la Cámara Nacional de Comercio (Canaco), delegación Ticul, la disminución de un 10% en la tasa arancelaria que se cobraba a esos productos motivará un aumento en su importación que traería efectos negativos para la industria local.

“En Ticul son muchas las familias que dependen de esta industria y quienes han luchado por años para mantenerse en el gusto de los consumidores; sin embargo, la reducción al impuesto arancelario al calzado chino de 30% a 20% invadirá de nuevo los mercados locales con productos con los cuales es difícil competir.

“Este problema se viene dando desde hace tiempo, y hemos luchado para mantener la industria del calzado ticuleño en la mente de los consumidores, pero lamentablemente ahora la gente se va más por el precio y no tanto por la calidad.

“El aumento de los aranceles estaba frenando este problema, pero al no renovarse el decreto arancelario del 20% se viene un golpe a la economía, principalmente para los zapateros del país con la caída de los precios de esos productos”.

Desventajas
Azarcoya Gutiérrez considera que esta es una competencia desleal, porque realmente ellos (los chinos) tienen su mano de obra económica y usan más equipos que personas.

Además, agrega, “para su materia prima sus gobiernos los apoyan, siempre han manejado masivamente sus productos y nosotros seguimos en un proceso artesanal e industrial, por lo cual sí nos va perjudicar.

“Es más el producto que se importa que el que se exporta, aunque tenemos calidad no podemos competir con esos precios, y ahora la gente se va por ellos, los precios bajos son los que buscan. Nuestra mano de obra saldrá afectada porque nos están sacando del mercado con sus precios”.

El presidente de la Canaco local señala que ahora solo esperan que el gobierno los proteja y ayude de diversas maneras: que no les cobre tanto impuesto y los apoye con créditos, capacitación y tecnificación, por ejemplo.

“No estamos renuentes al pago de impuestos, pero que nos ayuden como ocurre en otros países”, sugiere el entrevistado.

Fuente: Diario de Yucatán

Comments are closed.