sábado, diciembre 7

Madre e hija lesionadas

0
233

Al estrellarse contra camioneta, en Chuburná

Angel Humberto Solís Cervera, ayer martes por la mañana conducía por calles de la colonia Chuburná de Hidalgo una camioneta Ford Courrier, pero no respetó la señal de alto de la intersección de las calles 20 con 15, invadió la arteria con preferencia y le cerró el paso a una motociclista, quien no pudo evitar la colisión y se rebanó la rodilla derecha; la hija de la conductora de la moto resultó con una herida cortante en la pantorrilla derecha.

La señora Sheila Surizaday Dzul Navarrete manejaba de Sur a Norte sobre la calle 20 de la colonia citada una motocicleta marca Italika, matrícula TVF6H; en la parte trasera del vehículo ligero viajaba como pasajera una de las hijas de la mujer, de 13 años de edad.

La señora Dzul Navarrete manifestó que cuando se percató que la camioneta, una Ford Courrier, blanca, placas YP-0527-B, invadió la arteria le tocó el claxon, pero el conductor siguió avanzando, trató de esquivar el vehículo, pero lo colisionó en la parte delantera.

Sin embargo, la mujer no perdió el equilibrio y para evitar que ella y su hija cayeran al pavimento recobró el control, pero su rodilla derecha se lesionó con los pedazos filosos de la mica del faro, que se rompió al colisionar; la camioneta quedó detenida a la mitad de la calle y la moto se detuvo metros adelante.

La señora Dzul Navarrete agregó que de inmediato sintió que la pierna se le entumió y no pudo descender del vehículo, su hija le coloco el descanso y un peatón le ayudó a bajar de la moto.

Poco después llegó al lugar del percance el oficial William Cel Pool, responsable de la patrulla 2151 de la Secretaría de Seguridad Pública, quien solicitó la presencia de los paramédicos y abanderó el lugar.

Antes de que llegara la ambulancia se presentó al sitio el esposo de la motociclista, quien al ver que su cónyuge tenía una herida profunda en la rodilla, que se le había desprendido una parte considerable de piel y que al parecer quedó expuesto el hueso y sangraba abundantemente, optó por colocarle una venda para detener la hemorragia; la dama también tenía una herida cortante en el tobillo de la misma pierna.

Minutos después arribó la ambulancia Y-16 de la SSP, los paramédicos Alejandro Contreras y María Cruz Caamal atendieron a las lesionadas, pero la señora Sheila Surizaday se negó a ser traslada a un nosocomio, porque la camioneta no estaba asegurada y decidió esperar al representante del seguro de la motocicleta.

Al sitio acudió el oficial José Martínez Zetina, perito de tránsito terrestre de la SSP, quien se encargó de tomar nota del percance y al parecer de trasladar al conductor de la camioneta al edificio de la corporación, porque los familiares de las lesionadas no deseaban llegar a un acuerdo, pues la Courier carecía de seguro y argumentaban que después quién se responsabilizaría de cubrir los gastos médicos, ya que la señora Sheila Surizaday al parecer requeriría de cirugía.

Fuente: PorEsto

Leave a reply