miércoles, abril 8

Más de 11 años de cárcel a exfuncionario judicial por robo

0
227

 

Recibe sentencia de 11.7 años por robo calificado

A un exsecretario de acuerdos de juzgados penales se le impuso una pena de 11 años siete mes de prisión, y a tres coacusados suyos la sanción fue menor en dos años: la parte acusada y su defensa preparan una apelación a fin de disminuir la pena o conseguir una absolución.

Un tribunal integrado por tres jueces del sistema oral continuaron el proceso contra el secretario Miguel Dzul Flores y otras tres personas, acusados de obtener más de millón y medio de pesos de manera indebida en dos juzgados penales.

Esos recursos son fianzas que depositaron personas que han estado procesadas y garantizaron su libertad con diversas cantidades.

Dzul Flores, de acuerdo con la acusación, autorizaba el pago de las pólizas que tenía bajo su cuidado y sus coacusados las hacían efectivas en una oficina del Poder Judicial del Estado.

Esta práctica fue durante dos años y nadie se percató del indebido pago, sino hasta que Dzul Flores fue separado de su cargo y se realizó una auditoría.

Ante los jueces el principal inculpado negó los cargos con diversos argumentos.

Sin embargo, se le impuso una condena de 11 años y siete meses de prisión, así como el pago de una multa por casi $20,000.

Los también inculpados Gabriela Ramos, Mario Cetina y Noé Manzano fueron sentenciados con nueve años 11 meses de cárcel. Se les atribuye robo y a Dzul Flores robo calificado.

La multa a los tres acusados de robo fue también por cerca de $20,000, aunque todos deberán reponer, como “reparación del daño causado”, por los cerca de millón y medio de pesos que les atribuyen obtener del Poder Judicial.

Hay otros tres litigantes que convinieron con las autoridades y fueron presentados como “testigos con criterio de oportunidad”; es decir, optaron por declarar lo que sabían de los hechos y cómo participaron, devolvieron los recursos obtenidos ilegalmente y recibieron una baja sanción.

Dzul Flores anticipó, antes de darse a conocer la condena, que promovería todos los recursos legales para contrarrestar ésta.

Lo siguiente es apelar a fin de que el Tribunal Superior de Justicia revise la sentencia y si le es adverso el nuevo veredicto, entonces pedir un amparo directo.

Mientras tanto, el exsecretario de acuerdos y sus coacusados seguirán en libertad.

Fuente: Diario de Yucatán.

Leave a reply