Más pestilencia en el IET

0
37

Otros 200 socios del FUTV habrían sido defraudados por Transporte Estatal durante la gestión de Candelario Salomón Cruz, exponen agraviados al Diario de la Dignidad / Habrían pagado entre 180 y 200 mil pesos por la concesión de taxi, suma millonaria para los funcionarios corruptos
CAMPECHE, Cam.- A los ciudadanos que fueron defraudados con la promesa del otorgamiento de concesiones de taxi por parte de funcionarios corruptos del Instituto Estatal del Transporte (IET), se le sumarían más de 200 socios del Frente Unico de Trabajadores del Volante (FUTV) que se comprometieron a trabajar para el Partido Revolucionario Institucional (PRI) durante el pasado proceso electoral, pero fueron castigados por entregar malas cuentas.
Los citados socios taxistas, quienes a su vez excluyeron a algunos “martillos” de la oportunidad de poseer una concesión de taxi, habrían pagado entre 180 y 200 mil pesos por la concesión que ahora se sabe está cotizada entre 450 mil y hasta medio millón de pesos. Todo ocurrió en la era de Candelario Salomón Cruz.
Fuentes dignas de crédito contactaron al reportero del Diario de la Dignidad, la Identidad y la Soberanía para exponer cómo se fraguaron los movimientos ilegales dentro de la institución que norma el transporte en el Estado de Campeche.
Los informantes aseguraron que cuando inició la administración de Alejandro Rafael Moreno Cárdenas y tuvo lugar el nombramiento de Candelario Salomón Cruz, los directivos del FUTV creyeron que iba a iniciar una nueva era de prosperidad sindical, pues consideraron que en el nuevo titular del IET iban a tener a un aliado incondicional.
Y en un principio todo iba muy bien, ya que Salomón Cruz impidió la llegada de Uber a Campeche y frenó a quienes pretendían crear nuevas organizaciones sindicales, además de que se comprometió a fortalecer a los dirigentes. En fin, parecía que el sindicato de taxistas volvería a su época de oro.
El ex presidente municipal de Candelaria apachó en un principio a los dirigentes sindicales, con los que realizaba frecuentes encuentros formales e informales, pero de pronto las cosas comenzaron a cambiar, cuando empezó a aplicarse la legislación transportista.
“Siempre se había dado toda una serie de facilidades a los taxistas, sobre todo a los socios, sobre todo en lo de la renovación de permisos, licencias y tarjetones. Sin embargo, como el IET se dio cuenta de que ahí había un ingreso permanente comenzó a aplicar la ley.
“De esta forma ahora todos tenían que acudir a los famosos cursos, por los que se cobra 600 pesos y no te enseñan más que lo que te enseñaron el año pasado; se tenía que cumplir sin demora la renovación de la licencia de taxista, que es aproximadamente cada dos años y el pago del tarjetón, que es cada año, aproximadamente. Todos son trámites por los que se paga entre 600 y mil 500 pesos y si no cumples, te sancionan”, explicó nuestro informante.
Respecto a los mototaxistas, nuestra fuente declaró que en realidad todos los que operan en Escárcega, Sabancuy, Isla Aguada y otras comunidades del Sur de Campeche están irregulares, pero al caso se le ha dado un manejo electoral y ahora el Gobierno del Estado tiene un problema social que tenderá a crecer, ya que en una situación similar se encuentran organizaciones de Tenabo, Hecelchakán y Calkiní.
El caso de las concesiones
“En parte, lo que perjudicó a los que ahora están quejándose de fraude fue su ambición, ya que son personas que ya poseen una o dos concesiones de taxi, pero quieren más, para ponerlas a nombre de sus hijos, pero lo más grave es que ni las trabajan.
“Hay señoras de más de 50 años que son propietarias de concesiones y nunca han manejado un taxi; es más, ni siquiera saben manejar, pero son las propietarias y alquilan su concesión a razón de 85 y 90 mil pesos anuales. Se estima que por lo menos el 60 por ciento de las concesiones son dadas en renta; entonces, ahí hay una irregularidad y se está violando la ley, ya que ésta establece que el concesionario debe prestar el servicio. Los ingresos obtenidos por prestar el servicio son para solventar la economía familiar. Eso da a entender la ley.
“Por eso es que tenemos un pésimo servicio de taxi en Campeche, porque hay muchos intermediaros, porque el verdadero taxista no es el que maneja el vehículo y la mayor parte de su esfuerzo se va en el pago de su liquidación, combustible y mantenimiento del vehículo”, explicó la fuente.
El asunto es que sí es en gran medida verdad que muchos socios del FUTV, principalmente de los municipios de Campeche, Carmen, Escárcega y Champotón, dieron dinero a funcionarios del IET a cambio de concesiones para taxi y para el transporte foráneo, pero los dejaron mal porque, al parecer, no cumplieron con los compromisos que tenían de apoyar a los candidatos del PRI y a algunos se les vio incluso en la campaña del Partido Acción Nacional (PAN) y con MORENA.
Líderes, también cómplices
Nuestros informantes precisaron que los dirigentes sindicales del FUTV no estaban ajenos de toda la corrupción que tenía y tiene lugar en el IET, pues fueron los que se encargaron de contener a los inconformes, diciéndoles que en cualquier momento el problema se iba a solucionar.
“Todos los dirigentes sabían de las corruptelas de los funcionarios del IET; incluso ellos fueron los que se encargaron directa e indirectamente de ‘enganchar’ a todos los que estaban interesados en adquirir una concesión de taxi y no se descarta que también estuvieran recibiendo su mochada”, dijo nuestro informante.
La fuente explicó que es más que evidente la complicidad de los líderes sindicales, pues eran quienes aconsejaban a los socios y martillos a que mejor pagaran lo que les exigían los funcionarios del IET, para que no tuvieran problema.
Una de las más clásicas trampas que se tendía a los propietarios de concesiones era la del pago por la renovación o refrendo de la concesión, mismo que era de unos cuantos miles de pesos, pero debido a que existía una estrategia para hacerlos caer en incumplimiento la cuota o “moche” se elevaba hasta los 50 y 70 mil pesos.
Lo mismo ocurría con los traspasos, conociéndose casos en los que el concesionario tuvo que desembolsar hasta 100 mil pesos, como escarmiento por hacerse inconformado y no querer pagar lo que en principio se le estaba cobrando.
Urge limpieza en el IET
Nuestros informantes, entre ellos un socios del FUTV, aseguran que el denominado “moche” o pago de propina a los funcionarios del IET siempre había existido, pero nunca se había generado un asunto como el que hoy tiene en jaque a las autoridades, en donde han salido a relucir pagos de millones de pesos a presuntos funcionarios corruptos.
Consideraron que la institución está para servir a los concesionarios y a los usuarios, por lo que se debe ir pensando en renovar a los altos mandos de esa institución, ya que prácticamente todos ellos están involucrados en los ilícitos o por lo menos los consintieron.
Además, afirmaron que Juan José Castillo Zárate, nuevo titular del IET, formaba parte del equipo de Candelario Salomón Cruz y, por lo tanto, tenía conocimiento de todas las anomalías que ahí se cometían, por lo que no hay seguridad de que con él las cosas mejoren.
“Si en realidad el Gobernador del Estado quiere que se deje de hablar de corrupción en el IET, entonces debe hacer una limpieza a fondo y acabar con todos los vicios que tienen lugar tanto en esa dependencia como en los sindicatos de taxistas, ya que los líderes también son parte de la corrupción”, puntualizó nuestro informante.
Corrupción a fondo
En una de sus últimas declaraciones en público, el nuevo director del IET informó que ya están tomando las medidas pertinentes para los casos de venta y clonación de concesiones y tarjetones para prestar el servicio de mototaxis en los municipios de Escárcega y Ciudad del Carmen.
Afirmó que estas irregularidades ya las tiene la Fiscalía del Gobierno del Estado y son los que están realizando las indagaciones y serán ellos los que finquen responsabilidades, pues las concesiones no se venden a particulares para que éstos después las revendan.
Sin embargo, debido a que se trata del tema más espinoso, Castillo Zárate no se ha atrevido a abordar a fondo el tema de las concesiones de taxi.
Venta de concesiones, confirmada
Este fin de semana fue confirmada la existencia de por lo menos 15 denuncias ante la Fiscalía Anticorrupción del Estado de Campeche por los delitos de abuso de autoridad y cohecho, en contra de Candelario Salomón Cruz, ex director del IET, quien les habría prometido el otorgamiento de concesiones para la prestación del servicio público de transporte, en su modalidad de taxi.
En visita a las instalaciones del Diario de la Dignidad, la Identidad y la Soberanía, las personas aseguraron haber sido defraudadas por Salomón Cruz, quien para las transacciones monetarias habría usado a Raúl Vázquez Uribe, a quien presentó como su representante en el municipio de Champotón.
Los denunciantes aseguraron que por haber denunciado el caso que involucra al ahora subsecretario de Gobierno de la actual administración estatal que encabeza Alejandro Moreno Cárdenas, ellos y sus familiares ya fueron amenazados con ser “levantados”, en caso de que insistan en sus denuncias.
Debido a que el acusado es un funcionario de alto rango dentro de la administración estatal (Subsecretario de Gobierno para los municipios de la Zona Norte de Campeche), los presuntos agraviados exigieron la protección de la justicia para ellos y sus familiares.
Asimismo, para términos de equidad en el proceso que fue iniciado, los denunciantes, representados por el abogado Manuel Iris Balam, solicitaron que Salomón Cruz sea separado del cargo que actualmente ostenta.
Los denunciantes acusaron al ex alcalde del Ayuntamiento de Candelaria, de haber usado su cargo como titular del IET para cometer fraude en agravio de decenas, tal vez centenares de personas que pretendía adquirir una concesión de taxi.
Los denunciantes afirmaron que siendo ex representante jurídico del Frente Unico de Trabajadores del Volante (FUTV) y funcionario de la empresa que norma el transporte en Campeche, Salomón Cruz conocía toda la problemática, los conflictos y las aspiraciones de quienes se desempeñan en el ramo taxista y con base en ello diseñó su plan.
Para no aparecer en primer plano –explicaron los denunciantes- Salomón Cruz nombró representantes en los municipios de Campeche, Champotón, Escárcega, Candelaria y Carmen, para que se encargaran de hacerle el trabajo sucio, sin que él se manchara las manos.
Los 15 ciudadanos del municipio de Champotón, que aspiraban obtener una concesión de taxi, afirmaron que pagaron en conjunto 6 millones 900 mil pesos al representante de Candelario Salomón. Catorce de ellos pagaron de manera individual 450 mil pesos, y uno, 600 mil.
Fuente: PorEsto

Comments are closed.