domingo, mayo 16

Mexicanos burlan embargo petrolero; empresa dice que no viola ninguna ley

0
277

 

Firma con gobierno de Maduro un contrato para exportar camiones cisternas para agua, así como toneladas de maíz blanco, a cambio de suministros de petróleo

Venezuela ha intercambiado millones de barriles de crudo por camiones cisternas y maíz en virtud de un acuerdo de petróleo por alimentos con una firma mexicana, en un esfuerzo por asegurar importaciones en medio de las estrictas sanciones estadunidenses, según la compañía y programas de carga.

A medida que la petrolera estatal de Venezuela (PDVSA) ha visto disminuir su cartera de clientes debido a las sanciones de Washington, destinadas a presionar la salida del presidente Nicolás Maduro, la firma mexicana Libre Abordo S.A. se ha convertido en un importante receptor de su crudo.

La empresa, que no tiene experiencia previa en el sector petrolero, hasta ahora ha tomado 6.2 millones de barriles de crudo pesado venezolano para revenderlos en los mercados internacionales y tiene dos cargas más de petróleo y combustible programadas para este mes, según los cronogramas de exportaciones de PDVSA revisados por Reuters.

La firma busca avanzar con un contrato firmado el año pasado con el gobierno venezolano, que actualmente está “en pleno efecto”.

En un comunicado enviado a Reuters, Libre Abordo dijo que firmó un contrato en 2019 para exportar camiones cisternas para agua, así como toneladas de maíz blanco, a cambio de suministros de petróleo.

La compañía dijo que había consultado a abogados sobre la transacción y éstos les habían informado que consideraban que no había violación de las sanciones de Estados Unidos ya que no se contemplaban pagos en efectivo porque el petróleo sería recibido para compensar la ayuda alimentaria provista.

Libre Abordo declinó revelar el nombre de la firma legal que proporcionó la asesoría, aunque envió a Reuters una copia del análisis.

El departamento del Tesoro de Estados Unidos, PDVSA y el gobierno venezolano no respondieron de inmediato a solicitudes de comentarios.

MAÍZ Y CAMIONES

El contrato entre los propietarios mexicanos de Libre Abordo y el gobierno venezolano entró en vigencia en 2019 y no se usaron intermediarios para las negociaciones, manifestó la compañía.

“Éstos no son contratos de compra-venta”, dijo. “No es violatorio de las restricciones, casi se considera un contrato de ayuda humanitaria”.

La compañía dijo que espera completar la entrega de 210 mil toneladas de maíz blanco y mil camiones de agua en los próximos meses, mientras recibe petróleo a cambio.

El contrato no tiene una fecha límite, por lo que las partes pueden acordar nuevos intercambios, dijo Libre Abordo.

Los embarques de petróleo recibidos en virtud del acuerdo se revenden de inmediato y los compradores los toman en los puertos de PDVSA sin que Libre Abordo reciba información sobre su destino final o uso, dijo la compañía que se formó hace una década y cuyas actividades comerciales aumentaron repentinamente en 2019.

Mientras aumenta la presión sobre Maduro, Estados Unidos respalda a un gobierno interino liderado por el jefe de la Asamblea Nacional y líder opositor Juan Guaidó.

EXIGENCIA

Muchos gobiernos han pedido a Washington garantizar que las sanciones no profundizarán la crisis humanitaria de Venezuela.

Según su página de internet, Libre a Bordo cuenta con una red de distribución a lo largo de la república, para cumplir en tiempo y forma con los requerimientos de sus clientes.

Afirma que cuenta con intercambio comercial con países como Argentina, Brasil, Canadá, Chile, China, Emiratos Árabes, Estados Unidos, India, Líbano, Nigeria, Pakistán, Perú, Singapur, Siria y Sri Lanka.

LAS CLAP, EL OTRO ANTECEDENTE

En julio de 2019, la Unidad de Inteligencia Financiera de México (UIF) congeló las cuentas bancarias de 19 personas físicas y morales que han vendido alimentos al gobierno de Nicolás Maduro y abrió una investigación por lavado de dinero después de detectar “irregularidades por 150 millones de dólares”.

A finales del mismo mes, el Departamento del Tesoro de Estados Unidos sancionó a Alex Saab Morán y Álvaro Pulido Vargas (Germán Rubio), el dúo de hombres de negocios colombianos que acumuló poder y fortuna en Venezuela, desde que Nicolás Maduro se convirtió en presidente en 2013. Ellos, que terminaron siendo los grandes beneficiarios de las importaciones de alimentos, la mayoría provenientes de México, para los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (CLAP) como lo han documentado el portal venezolano Armando.Info y Grupo imagen.

La administración de Donald Trump acusa a los empresarios colombianos de encabezar una “vasta red de corrupción” con una “sofisticada red de compañías fantasmas” detrás de las importaciones de alimentos para las despensas CLAP, negocios que, además, lograron por su relación con el círculo íntimo de Maduro y su esposa, Cilia Flores.

Sin embargo, en noviembre pasado, las empresas obtuvieron un amparo para descongelar las cuentas que le había congelado la UIF.

Fuente: Excelsior.

Leave a reply