jueves, febrero 27

Miles de ultras pro armas protestan en Virginia contra las restricciones de los demócratas

0
1944

 

Las altas medidas de seguridad por el temor a incidentes como el atropello de Charlottesville han evitado nuevos choques

La ciudad estadounidense de Richmond, en Virginia, se ha blindado por la marcha a favor de las armas que ha recorrido sus calles este lunes. Miles de activistas pro armas llegados de todo el país han protestado por las restricciones impuestas por los demócratas en el control de las armas.

La llegada esperada de miles de activistas por los derechos de las armas, junto con miembros de grupos de milicias y supremacistas blancos, generó temores de que el estado pudiera ver nuevamente el tipo de violencia que explotó en Charlottesville en 2017, por lo que el gobernador Ralph Northam ha declarado el estado de alerta en la ciudad.

Pese a que muchos de los participantes acudieron armados hasta los dientes, no se ha registrado ningún incidente durante la concentración en las inmediaciones del Capitolio, donde por primera vez en un cuarto de siglo los demócratas controlan ambas cámaras tras su victoria electoral de noviembre pasado.

Los activistas por los derechos de las armas, algunos haciendo exhibiciones deliberadas de sus rifles de estilo militar, llenan las calles de la capital de Virginia, varios miles de personas, en su mayoría hombres blancos, muchos vestidos con ropa de camuflaje y ondeando banderas con mensajes de apoyo al presidente Donald Trump, se han dejado ver incluso horas antes de que comenzara la concentración prevista para las once de la mañana.

La marcha está organizada por la Liga de Defensa de los Ciudadanos de Virginia, un influyente grupo a favor de las armas. Se celebra anualmente, pero la de este año ha cobrado más relevancia tras las nuevas restricciones impuestas por los demócratas, aprovechando la mayoría obtenida en noviembre. Entre las medidas más criticadas se encuentra una propuesta de prohibición de armas de asalto.

Además, apoyan limitar las compras de armas de fuego a una vez al mes, implementando verificaciones de antecedentes universales en la compra de armas, permitiendo que los municipios prohíban las armas en edificios públicos, parques y otras áreas, y un proyecto de ley de bandera roja que permitiría a las autoridades quitarle temporalmente las armas a cualquier persona que se considere peligrosa para ellos mismos o para otros.

El viernes, el presidente Donald Trump avivó las llamas cuando dijo que la Constitución de Estados Unidos estaba siendo atacada en Virginia, donde fue derrotado en 2016 por Hilary Clinton. “Su segunda enmienda está bajo un ataque muy serio en la gran comunidad de Virginia”, publicó Trump en Twitter, refiriéndose a la disposición que otorga a los estadounidenses el derecho a tener y portar armas de fuego.

Fuente: La Vanguardia.

Leave a reply