jueves, febrero 25

Monsanto llega a Hunucmá

0
338

HUNUCMÁ.— Un grupo de 30 ejidatarios de esta comunidad finalizó ayer jueves un curso de capacitación sobre la siembra y manejo del paquete tecnológico del maíz DK-390, que en esta región del Estado es nuevo.

Como parte del curso se hizo una parcela demostrativa en un terreno aledaño a la planta desfibradora San Miguel Chac, a la vera de la carretera a Mérida.

—El objetivo es promover el cultivo de esta nueva variedad de maíz, para lo cual se conseguirían apoyos —dijo el comisario ejidal, Pedro Alfonso Tzuc Cetina.

—En el proyecto participaron 30 ejidatarios, pero los planes son ampliar el beneficio —agregó.

—Un grupo de 50 ejidatarios ya se registró ante la Sagarpa como productor de maíz —indicó—, lo que le facilitará acceder a los programas de siembra.

[yalmbannernota]

Hernando Puerto Gruintal, promotor del programa del Instituto Nacional para el Desarrollo de Capacidades del Sector Rural (Inca Rural), asociación civil constituida con carácter de empresa de participación estatal mayoritaria y sectorizada a la Segarpa, a su vez informó que la parcela demostrativa se dividió en dos partes.

—En una superficie de 200 metros cuadrados se trabajó con el paquete tecnológico, con semillas y agroquímicos orgánicos —precisó.

—En otra superficie similar se trabajó solamente la siembra normal —abundó.

Ayer se clausuró el curso, indicó, y ahora harán la segunda fase: el seguimiento.

Los entrevistados destacaron que la semilla DK-390 ofrece buenos resultados, como que la cosecha se realiza tres meses después de la siembra y en mayor volumen por hectárea.

—Esta semilla ya se siembran en otras partes del Estado; en la zona Poniente aún está en pruebas, pero con buenos resultados —destacó Puerto Gruintal.

Según el sitio cedula.buholegal.com, Puerto Gruintal es ingeniero agrónomo fitotecnista por el Instituto Tecnológico de Conkal.

La empresa Monsanto, en www.monsantoglobal.com, informa que trabaja la marca de maíz y sorgo Delkab en siete regiones de México.

En la región Sur trabaja los “híbridos DK-390, DK-395, DK-393 y DK-7500”, precisa. De acuerdo con la ficha técnica, son semillas de maíz.

En 2015 la Suprema Corte de Justicia de la Nación otorgó amparo a habitantes de Yucatán, Campeche y Quintana Roo contra la transnacional Monsanto y, por ello, el Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Agroalimentaria (Senasica) revocó los permisos que le dio para sembrar soya transgénica en fase experimental. En mayo 2017 la Corte se negó a revisar el amparo que pidió Monsanto para que le permitan vender semillas de maíz transgénico.

De acuerdo con el documento “Maíces nativos, híbridos y transgénicos”, de Greenpeace con la colaboración del Dr. Fidel Márquez Sánchez, de la Universidad Autónoma de Chapingo, “los maíces híbridos son el resultado de cruzar un tipo de maíz con otro tipo, lo que produce una semilla que en la próxima cosecha dará muchas mazorcas y grandes rendimientos, pero sólo en la cosecha del primer año.

“La explicación de este fenómeno se debe a que en la siguiente siembra, las plantas se polinizan entre sí degenerando la cruza original, de manera que al sembrarse de nuevo produce mucho menos que las del primer año.

“Los híbridos despiertan las sospechas de los campesinos porque la mayoría de las marcas comerciales pertenecen a las grandes transnacionales semilleras como Monsanto o Pioneer.

“En el mercado mexicano hay disponibles semillas híbridas producidas por centros de investigación como el Instituto Nacional de Investigaciones Forestales, Agrícolas y Pecuarias (Inifap), que no tienen patentes y que también garantizan altos rendimientos.

“Los campesinos mexicanos pueden hacer sus propios híbridos a partir de sus maíces nativos con una técnica sencilla”, destaca.

Contrasta que “los maíces transgénicos no fueron elaborados por técnicas de mejoramiento genético convencional sino por una tecnología cara, imprecisa y especializada llamada Biotecnología, que agrega genes de otras plantas o animales al maíz en el laboratorio”.—

Fuente: Diario de Yucatán

Comments are closed.