domingo, marzo 7

Muere ‘Hank’ Aaron, leyenda del beisbol que rompió récords y barreras raciales

0
129

El miembro del Salón de la Fama, antiguo rey de los jonrones y que impuso varios récords en el beisbol, la leyenda de los Bravos de Atlanta, Henry Louis ‘Hank’ Aaron, falleció esta mañana a la edad de 86 años, según varios reportes. Aaron deja un legado imborrable dentro y fuera del diamante de beisbol.

Aaron nació en Mobile, Alabama en 1934. Jugó en terrenos de arena y jugó brevemente en las ligas negras y ligas menores durante su juventud. Recientemente publicó que había recibido la vacuna contra la COVID-19.

A la edad de 20 años, Hank Aaron hizo su debut en las Grandes Ligas y comenzó su carrera de 23 años con los entonces Milwaukee Braves. Su primera temporada lo vio terminar cuarto en la votación de novato del año cuando bateó 280 con 13 jonrones y 69 impulsadas. Fue solo el comienzo de lo que se convirtió en una de las carreras más legendarias en la historia del beisbol.

RÉCORDS
Para cuando estaba apenas en su cuarta temporada, Hank Aaron conectó 44 jonrones, impulsó 132 carreras impulsadas y ganó el premio al Jugador Más Valioso, un preámbulo de sus grandes récords en el beisbol. La temporada de 1957 comenzó una racha larga en la que Aaron conectó al menos 25 jonrones en cada temporada hasta 1973.

Fue la temporada de 1974 que vio a Hank Aaron abrirse camino en el panorama nacional, con varios récords que durarían mucho tiempo en la historia del beisbol. El 8 de abril de 1974, Hammerin’ Hank, como se le conocía, conectó un lanzamiento en cuenta 1-0 del lanzador de los Dodgers de Los Ángeles Al Downing sobre la pared del jardín izquierdo en el estadio del condado de Fulton y rompió el récord de jonrones de Babe Ruth de 714 jonrones.

Hank Aaron aún posee los récords como líder de carreras anotadas en el beisbol con 2,297 y el líder total de bases con 6,856. Hammerin’ Hank terminó su carrera con 755 jonrones, un récord histórico que se mantuvo durante décadas hasta que Barry Bonds lo pasó y terminó su carrera con 762 jonrones. Fue elegido para el Salón de la Fama del Beisbol en Cooperstown, Nueva York en 1982.

RACISMO
Pero Hank Aaron era más que un jugador de beisbol. Superó el racismo en el sur profundo a lo largo de su carrera e incluso recibió amenazas de muerte mientras realizaba su búsqueda histórica del récord de Ruth. Mientras tanto, se mantuvo humilde y continuó superando cada obstáculo que tenía frente a él.

En su biografía del Salón de la Fama, una cita del mejor boxeador de la historia, Muhammad Ali, dice que Hank Aaron era: “El único hombre al que idolatré más que a mí mismo”. Un tributo apropiado al hombre imponente que dejó su huella en el campo de beisbol, la sociedad y el tejido de Estados Unidos.

Fuente: LatinUs

Leave a reply