lunes, septiembre 28

No mejora el servicio de transporte urbano en la ZH

0
1583

Ni por cubrir la ruta de la Zona Hotelera ofrecen mejor servicio las empresas concesionarias de transporte urbano, con choferes que manejan a exceso de velocidad y muchos camiones, especialmente de Maya Caribe, que proyectan lamentable aspecto, tanto por dentro como por fuera.

Turicun, Autocar y Maya Caribe son las tres empresas concesionarias autorizadas para dar servicio en la Zona Hotelera y, sin duda, la que se lleva el premio a unidades destartaladas es Maya Caribe, que también ganaría un concurso a los choferes más prepotentes y con mayor falta de respeto a los usuarios, especialmente bañistas locales y trabajadores.

En este sentido, la señora Alicia Hernández, recamarista, comentó que en una ocasión estuvo a punto de caer al piso porque el chofer (de Maya Caribe) arrancó la unidad cuando ella aún no terminaba de bajar.

“No sé, si no se fijó o lo hizo a propósito porque por el camino le pedí en dos ocasiones que bajase la velocidad, corría como desesperado y aunque una ya está acostumbra a la manera de manejar de los choferes, este joven corría en exceso, en las curvas sentía que se ladeaba el camión”.

Un común denominador entre la mayor parte de los choferes de las tres empresas es que echan carreritas entre ellos, sobre todo si se trata de camiones de distintas concesionarias que cubren la misma ruta, en un afán de quitarse el pasaje los unos a los otros, para lo cual incurren en manejo claramente temerario, pese a lo cual en raras ocasiones son molestados por los elementos de Tránsito.

Con esta actitud, arriesgan la integridad física de sus pasajeros e incluso llegan a asustar a muchos turistas, poco acostumbrados a que una unidad de transporte de pasajeros rebase los límites de velocidad establecidos, mucho menos a escuchar música estridente a todo volumen.

Y no deja de llamar la atención de nuestros visitantes extranjeros la presencia, también en las unidades de Maya Caribe, de un “ayudante” del chofer, generalmente de aspecto poco recomendable que, desde el camión, grita los puntos por los que pasa la ruta al llegar a los paraderos e incluso a mitad del trayecto, si de casualidad encuentran algún grupo caminando por el Bulevar Kukulcán, aunque deban levantarlo fuera de los apeaderos oficiales.

Muchos trabajadores que prestan sus servicios en las diferentes empresas de la Zona Hotelera y no cuentan con transporte de personal, especialmente los habitantes de las colonias irregulares por la salida a Mérida, se ven forzados a pagar doble pasaje, 10 pesos desde sus lugares de residencia hasta algún lugar por el que pasen los camiones de la Zona Hotelera y otros 12 pesos al abordar la unidad que les traslada hasta sus centros laborales, esto en caso que, al igual que en los asentamientos, tienen la mala suerte de vivir en lugares por los que no pasan los autobuses que cubren directamente la ruta.

Y más de un usuario se aferra con uñas y dientes a los asientos cuando los camiones ingresan a la Zona Hotelera, momento en que avanzan a todo lo que dan sus motores, se inclinan peligrosamente en las curvas cerradas y, en ocasiones, cierran a otros vehículos, generalmente particulares, con el riesgo de provocar un accidente.

Fuente: PorEsto

Leave a reply