martes, julio 7

Ofician misa de año nuevo

0
291

Cientos de feligreses participaron en la oración por el año que comienza

VALLADOLID, Yucatán.- El domingo se llevó a efecto la misa de fin de año en la parroquia de San Bernardino de Siena, del barrio de Sisal, a la que asistieron cientos de feligreses para recibir el año nuevo.
La misa fue oficiada por el párroco Ernesto Navarrete Yam, acompañado del vicario Rubén Castillo, el diácono transitorio que presta sus servicios en esta iglesia, Manuel Basulto, y el seminarista Ricardo Cen.
En su homilía, el padre Ernesto dijo “Viene el 2018, ¿cómo nos hemos preparado?, ¿de qué manera queremos vivir el nuevo año 2018?, ¿lo mismo que el 2017?, ¿un poco mejor?
Tal vez un poquito mejor, lo que dependerá no sólo de Dios sino de nosotros mismos. Dios quiere que nos vaya mejor, pero también depende de nosotros, tenemos que poner de nuestra parte, tenemos que seguir esforzándonos como lo hicimos en el 2017.
No es decir ya logré mis sueños, mis propósitos, ya bajé el peso que quería bajar, ahora voy a empezar a subirlo otra vez, no debe ser así, debemos decir avancé un poco, hice un poco de todo, logré dar unos pasos en mis metas, mejoré en mi oración, pero lo importante es decir quiero mantener mi paso hasta ahora y mejorar, sobre todo mejorar, cuidar la salud, cuidar a la familia, etc. No hay que dejarle todo el trabajo a Dios.
Hay quienes que por cualquier cosa que pase le echan la culpa a Dios; les da dolor de cabeza, le echan la culpa a Dios; se accidentan con su moto, con su coche o con su bicicleta cuando menos y Dios tiene la culpa. Empiezan a engordar, Dios tiene la culpa. No hay que ser exagerados ni mucho menos ingenuos, Dios quiere lo mejor de nosotros para el 2018, pero también quiere que pongamos lo mejor de nosotros, no hay que dejarle toda la chamba a Dios.
Hay gente que dice el primero o el segundo de enero ´te pido, Señor, que este año baje automáticamente 10 ó 15 kilos de peso aunque no haga deporte´, o ´te pido armonía en mi familia, aunque yo regañe a cada rato, pero que haya armonía´. Te estás burlando de Dios así o no sabes formular tu oración, si pides ayuda con tu salud, pon de tu parte, Dios te va a ayudar pero sal a correr, haz ejercicio, o camina aunque sea; yo cuidaré que no te tropieces dirá Dios, haz algo.
Sobre todo hay que aprender a decir “Dios no quiero todo lo que yo te pida, sino todo lo que tú quieras concederme”.

Fuente PorEsto

Comments are closed.