viernes, noviembre 15

Padre e hijo mueren en fosa séptica de Ticul

0
1911

Laboraban en la construcción del sumidero cuando se registró un derrumbe que aplastó al señor Rogelio Puch / Su hijo trató de salvarlo, pero se desvaneció debido a los gases tóxicos y falleció en las aguas negras / Otros padre e hijo que trataron de auxiliarlos resultaron intoxicados / Titánica labor de los cuerpos de rescate

TICUL, Yucatán.- Dos personas fallecidas y dos intoxicadas fue el resultado de un derrumbe en el interior de un sumidero de 5 metros de profundidad, que se realizaba en la tienda “San Joaquín”, ubicada en la calle 13 por 42 de esta ciudad.

Esta tarde se registró una tragedia en el patio de la citada tienda, ubicado en la colonia del mismo nombre, cuando padre e hijo se encontraban haciendo un sumidero anexo al existente, pero fallecieron en el interior de éste al ocurrir un derrumbe.

El señor Rogelio Puch Chuc, de 54 años edad, y su hijo Julio Alfredo Puch Dzib, de 28, desde hace una semana se encontraban laborando en el lugar, propiedad del señor Rubén Larios López, de 42 años, quien los había contratado para labores de albañilería y construcción de un sumidero adicional, ya que el existente estaba llegando a su máxima capacidad y necesitaba uno anexo.

Los humildes trabajadores se dispusieron a meterse a romper paredes en el interior de la oquedad, de unos 5 metros de profundidad, cuando para su mala fortuna, repentinamente parte de la pared se derrumbó y sepultó a don Rogelio Puch Chuc; su hijo, Julio Alfredo, al ver lo ocurrido se lanzó a salvar a su padre, pero por los fuertes gases tóxicos éste se desvaneció y quedó atrapado en los residuos del sumidero, muriendo rato después y quedando flotando en las aguas negras.

El señor Rubén Larios López, propietario del lugar, al escuchar que los dos estaban agonizando optó por meterse a salvar a los trabajadores, pero nuevamente los gases lo afectaron y este se quedó atrapado; lo mismo le ocurrió a su hijo Máximo Larios Balam, de 15 años de edad, quien al observar que su padre estaba muy mal trató de entrar a auxiliarlo.

A los pocos minutos llegaron personas conocedoras de la materia y empezaron a rescatar al señor Rubén Larios y su hijo, atándolos con sogas y apoyándose con escaleras, lo que sin duda alguna los ayudó a permanecer hasta cierto punto estables.

Instantes después arribó la Policía Municipal, así como elementos del Cuerpo de Bomberos de la ciudad de Ticul y paramédicos de la Cruz Roja, cuyos paramédicos les brindaron los primeros auxilios a los heridos y luego los abordaron y trasladaron al Centro de Salud.

Fuente: PorEsto

Leave a reply