domingo, octubre 13

Peligra el Sistema Lagunar Nichupté

0
2731

Las presiones de construcciones en el Sistema Lagunar Nichupté no paran, pues a pesar de que algunas de las zonas que lo integran requieren saneamiento, los permisos para hacer desarrollos hoteleros o instalar negocios a la orilla del cuerpo de agua siguen ingresando a las oficinas de la Semarnat para su autorización, como es el caso de un mega hotel de tres mil habitaciones el cual ya fue avalado, mientras que otras propuestas están en análisis.

Pocos son los espacios que aún quedan libres de construcciones en el lado del mar de la zona de hoteles de Cancún, por lo que los inversionistas empezaron a ver el lado de la laguna como la opción para invertir y crear proyectos que van desde muelles náuticos hasta grandes hoteles de lujo.

Debido a que el sistema lagunar no es área protegida, los candados ambientales para desarrollar en sus orillas son flexibles pues se centra en los programas urbanos municipales, los cuales han recibido señalamientos por ser objeto de modificaciones a modo y que permiten densidades que anteriormente estaban prohibidas, así como en las leyes de protección al manglar, que es la principal flora que rodea el cuerpo de agua.

Así, si el promovente del proyecto a la orilla de la laguna asegura en su propuesta que la construcción no estará dentro del polígono de protección Manglares de Nichupté o que va a restaurar el mangle que resulte afectado, aumenta la posibilidad de que tenga el aval de las autoridades, pues la laguna no está protegida por un decreto que la nombre ANP.

Actualmente hay un proyecto de un hotel ecológico a la orilla de la laguna en el kilómetro 19.5 donde pretenden hacer cabañas, otro más, que ya fue aprobado,  en el kilómetro 16.5 para hacer un hotel de lujo de tres mil habitaciones.

Además en agosto pasado ingresaron la Manifestación de Impacto Ambiental (MIA) para hacer un edificio hotelero de 138 habitaciones distribuidas en siete niveles, cuatro restaurantes y un muelle con lugar para casi 40 embarcaciones.

La marinas y restaurantes son los giros que pretenden abrirse espacios en las orillas de la laguna Nichupté, que hasta ahora ha sido resiliente a las presiones de las actividades turísticas y de construcción que la rodean.

A pesar de eso, hasta el momento no hay planes en ninguno de los tres niveles de gobierno por sanearla, por lo que el peligro de que su salud decaiga más, es latente.

Fuente: PorEsto

Leave a reply