martes, agosto 4

Peligrosos delincuentes siembran el terror

0
713

 

Los tabasqueños “Brandon” y “Licho”, junto con el yucateco “Danonino”, se instalaron en la ciudad de Mérida, donde estudian numerosos predios para luego irrumpir con pistola en mano, torturar a su víctimas y despojarlas de su patrimonio / Han cometido decenas de atracos y se llevaron botines millonarios, pero siempre consiguen regresar a las calles en poco tiempo / Urge que las autoridades tomen cartas en el asunto

Brandon Omar Gallegos Notario, alias “Brandon”, y José Luis de la Cruz Ascencio, alias “Licho”, dos sujetos cuyo modus operandi es vigilar los predios de sus víctimas durante días, para estudiarlos y poder ingresar con pistola en mano, ejerciendo extrema violencia hacia sus víctimas y asaltarlas, sin compasión ni distinción entre niños, mujeres y ancianos, amarrándolos, golpeándolos, torturándolos, ejerciendo violencia psicológica y de cualquier otro tipo que les permita cumplir con su objetivo: despojar de su patrimonio a sus víctimas.

Ejemplo de ello es el cuantioso robo a la pareja de ancianos ocurrido en el mes de marzo de este año en la privada Las Palmas Chuburna, donde los sujetos ingresaron furtivamente al predio durante la madrugada, para después amenazar y golpear con un arma de fuego a los ancianos, atándolos con una soga de los pies y las manos, dejándolos en total estado de indefensión para torturarlos con la finalidad de que les dijeran donde se encuentra la caja fuerte y cuál era la contraseña.

A pesar de la resistencia, ya debilitados y optando por su vida, los ancianos entregan su patrimonio, el cual asciende a un botín de aproximadamente un millón de pesos entre dinero en efectivo, joyería y la camioneta del año que recién habían adquirido, la cual los sinvergüenzas usan para darse a la fuga, cumpliendo su objetivo y llevándose toda su vida de trabajo y esfuerzo.

Con base a nuestra investigación periodística y entrevista con la ciudadana afectada, con lágrimas en los ojos y de viva voz nos narró: “Fueron los minutos más angustiosos de nuestras vidas, nos parecieron eternos, yo me encontraba descansando cuando de repente sentí que un hombre me ataba de manos y pies, me tiró al piso bruscamente, golpeándome el pecho y la cabeza mientras me gritaba: ‘¿Dónde tienes la caja y cuál es la contraseña?, si no nos lo dices aquí te mueres’, por lo que al intentar gritar me golpeó la cara y me tapó con cinta los ojos y la boca, sólo escuchaba como golpeaban a mi marido, así estuvimos un rato, amenazándonos: ‘Sí se mueven, mátalos’”.

Un caso similar es el del yucateco Francisco Javier Cruz Pérez, alias “Danonino”, oriundo de Kanasín, que cuenta con más de una docena de carpetas de investigación por robo a comercio y a casa habitación, todos cometidos con violencia, así como delitos de narcomenudeo.

Muestra de ellos fue el caso del robo a comercio en el lote de autos “Geo Automotriz”, en el mes de octubre del presente año, donde ingresó al establecimiento a medianoche, golpeó al velador, lo ató de manos y pies, para después sustraer la cantidad de dos millones quinientos mil pesos de dinero en efectivo, pagarés y facturas de autos, así como una camioneta Pick Up de la marca Courier, blanca, que utilizó para llevarse la caja fuerte y escapar del lugar junto con sus cómplices, para después cobardemente quemar la camioneta en los montes aledaños al municipio de Kanasín.

Por sujetos como estos la sociedad yucateca vive con el miedo de ser atada, golpeada, torturada, robada o más grave aún: ser asesinada, tememos por perder nuestro patrimonio y la paz que brindan nuestros hogares, debido a que las personas que perpetran con violencia cuentan con múltiples carpetas de investigación y que han sido detenidos en distintas ocasiones y que a pesar de todo quedan en libertad, muchas veces sin siquiera pisar un juzgado, la gravedad del delito, el riesgo de fuga o la posibilidad de reincidencia, más aun sabiendo el tipo de delito, la violencia ejercida y la posibilidad de un asesinato, son factores que nuestras autoridades deben de tener en cuenta para que estos delincuentes permanezcan en el lugar que merecen.

Al día de hoy, “Licho” se encuentran detenido en cumplimiento de una orden de aprehensión girada por el caso de los ancianos de Palmas de Chuburná y terminando la audiencia de control correspondiente, se le ejecutó otra orden de aprehensión por robo con el mismo modus operandi cometido en Villas del Poniente, donde amagaron y golpearon a madre e hija con el mismo objetivo, despojarlos de su patrimonio. Mientras tanto, “Brandon” también se encuentra detenido por delito de narcomenudeo.

“Danonino” actualmente se encuentra en prisión preventiva por la orden de aprehensión relacionada por el robo calificado cometido en pandilla a la empresa “The Wood Center” de la colonia Santa María Chi de la ciudad de Mérida, donde abrió un boquete e ingresó al inmueble sustrayendo la caja fuerte y dinero en efectivo que asciende a más de dos millones de pesos.

Esperando que las autoridades judiciales actúen a fin de hacer justicia a todas las fechorías cometidas por esos peligrosos delincuentes, pues como ha ocurrido en diversas ocasiones, en medios alternos han obtenido su libertad siguiendo con sus actos delictivos, causando terror en la sociedad Yucateca.

Esperemos que el poder judicial y los jueces tomen cartas en el asunto y no permitan que estos sujetos regresen a la calle a seguir cometiendo estos actos violentos en contra de la ciudadanía.

Fuente: Por Esto.

Leave a reply