domingo, septiembre 20

Peregrinan por el Cristo, pese al frío

0
234

Por el patrono de Citilcum caminan siete kilómetros

CITILCUM, Izamal.— Poco más de 2,500 devotos desafiaron ayer jueves las bajas temperaturas para salir a buscar la imagen del Cristo de la Exaltación y caminar con ella los siete kilómetros de distancia que hay de esta comisaría a Tekantó.

Familias enteras, abrigadas, desafiaron al frente frío 10 por su devoción al Cristo de la Exaltación de Citilcum, que inició ayer su visita anual a Tekantó.

Unos llegaron en taxis y otros caminaron hasta la iglesia del Cristo.

Todos esperaron a que el padre Adrián Gutiérrez Cano oficie, a las 6 a.m., la misa de despedida del Cristo.

Tras la ceremonia, los peregrinos acompañaron al Cristo, que salió de la iglesia cargado en hombros.

La imagen lució un cendal de color oro con ramos de rosas del mismo color para su visita a Tekantó.

En la procesión no faltaron la quema de voladores y la música de charanga.

A la salida de Citilcum, la imagen fue depositada en su urna de madera y ésta, cargada por fieles.

Los peregrinos hicieron su primera parada en la desfibradora de Citilcum, donde se ofició una misa.

Luego, se reanudó la caminata hasta la entrada del rancho de San Pedro, donde la imagen fue sacada de su urna y cargada en hombros.

Los devotos caminaron entonces un kilómetro y medio, hasta la capilla de San Román, en el sur de Tekantó, donde esperaron más fieles que no pudieron venir hasta Citilcum por el Cristo.

En la capilla, el sacerdote Ezequiel Buenfil Euán, originario de Tekantó y misionero en Nicaragua, recibió al Cristo y a los peregrinos, entre ellos el presbítero Adrián Gutiérrez Cano y la alcaldesa de Tekantó, Liliana Araujo Lara.

El Cristo estará en Tekantó hasta el 15 de diciembre, cuando retornará a Citilcum.

Fuente: Diario de Yucatán

Comments are closed.