domingo, octubre 20

Persiste jugoso negocio

0
85

En manos de la Dirección General de la Marina Mercante dependiente de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), las Capitanías de Puerto de Quintana Roo, se convirtieron en un jugoso negocio para el otorgamiento de permisos para actividades náuticas recreativas a diestra y siniestra, en una situación que se descontroló porque ahora, en manos de la Secretaría de Marina, se desconoce en número reales, el tráfico marítimo que existe en las diversas zonas como es el caso particular de la ruta Cancún-Isla Mujeres, donde decenas de embarcaciones se movilizan hasta sin contar con los permisos correspondientes sin que nadie les diga nada.

Desde el pasado 1 de junio de 2017, por decreto presidencial, la Secretaría de Marina se hizo cargo de la operación de todas las capitanías de puerto del país, entre ellas las nueve de Quintana Roo que son coordinadas por una Capitanía Regional con sede en Puerto Juárez y que actualmente encabeza desde agosto pasado, el vicealmirante, cuerpo general Diplomado de Estado Mayor, Antonio Vargas Aguirre.

La dependencia fue encontrada prácticamente de cabeza en cuanto al tema del cúmulo de permisos náuticos turísticos en general, donde predominan autorizaciones en Cancún para actividades que saturan constantemente diversas zonas tanto de la zona hotelera como del polígono conocido como Bahía Mujeres.

Aunado a ello, aún no terminan de cuantificar el número real de embarcaciones que se movilizan en esta zona, pues muchas de ellas carecen hasta de los permisos correspondientes y cada vez que emprenden algún operativo, éstas son resguardadas por sus dueños para evitar sean detectadas.

Pero el problema se complica aún más, porque en este polígono marítimo el cruce de pasajeros en embarcaciones mayores, también se ha incrementado estrepitosamente, incluso más de lo que se tiene en la ruta Playa del Carmen-Cozumel.

En la parte de Cancún a Isla Mujeres, la naviera Ultramar es la que más autorizaciones tiene porque opera cruces desde Playa Tortugas, Puerto Juárez y Punta Sam hacia Isla Mujeres y viceversa.

Pero también están las empresas Marinsa y Naveganto, que poco a poco han ido aumentando sus actividades en la zona y esto genera que el tráfico marítimo se mantenga a la alza, aunado al sinnúmero de yates que se mueven todos los días, muchos de ellos con matrículas y banderas extranjeras que no reportan ni su arribo ni su zarpe.

Por ello, es que la nueva autoridad marítima mantiene la postura de que la única forma de poder poner orden en esta actividad, es mediante la creación de un Centro de Control de Tráfico Marítimo para saber qué embarcaciones son las que entran y salen de los puertos.

Cabe decir que otro problema de intensa movilización marítima, se registra en Puerto Morelos, donde no existe ningún tipo de autorización para nuevos permisos desde principio de año, según se establece en un documento que se encuentra pegado en la sala de espera de dicha oficina portuaria de ese municipio, donde se reconoce una sobresaturación de actividades en vigencia.

Fuente: PorEsto

Comments are closed.