domingo, mayo 26

Pescadores furtivos, con completa impunidad

0
53

Con la complacencia de las autoridades continúan aprovechándose del pulpo en la Bahía de Campeche, a pesar de que desde el 16 de diciembre culminó la temporada de captura / Tal es el grado de impunidad, que se dan el lujo de capturar al octópodo frente al malecón.

CAMPECHE, Cam., 13 de enero.- Con la complacencia de las autoridades continúan aprovechándose del pulpo en la bahía de Campeche, a pesar de que desde el 16 de diciembre culminó la temporada de captura. Es tal la impunidad de la que gozan los pescadores furtivos, al grado de que se dan el lujo de capturar al octópodo frente al malecón de la ciudad.

El aprovechamiento de especies en veda o protegidas, como el pulpo o el pepino de mar, se realiza con descaro a plena luz del día y a unos cuantos metros de la costa en la capital campechana, en el malecón de la ciudad y otros puntos cercanos a la avenida Resurgimiento y a la localidad de Lerma.

Durante un recorrido realizado por el diario POR ESTO!, se encontró algunos buzos depredando las especies marinas que, posteriormente, son muy bien remuneradas por los permisionarios, quienes tampoco tienen escrúpulos, como lo han denunciado diversos líderes del sector ribereño.

Aprovechando que es domingo y que las autoridades estatales y federales del Comité Interinstitucional de Prevención y Combate a la Pesca Ilegal (COINPESCAM), no laboran, los depredadores se burlan de las disposiciones oficiales y de sus propios compañeros pescadores que respetan las reglas para conservar las especies de las que viven.

De acuerdo al presidente de la Asociación de Pesca Deportiva del Estado de Campeche, José Guadalupe Ceballos Sanmiguel, la depredación de especies marinas reservadas no sólo ocasiona la devastación del pulpo y el pepino de mar; sino que también afecta a otras especies, tales como la corvina “moteada”, el robalo, el jurel, la cojinúa, el mero, el pargo mulato y el pámpano africano, los cuales, según se afirma, en los últimos años han reducido sus poblaciones hasta en un 50 por ciento.

Ceballos Sanmiguel sentencia que la depredación de especies marinas reservadas y en veda es cometida por buzos e incluso por los propios pescadores ribereños de la región y que, actualmente, han provocado severos daños en la sustentabilidad de los ecosistemas marinos del litoral campechano.

Asimismo, líderes del sector ribereño, tales como José Virgilio Pérez Chan, afirman que la depredación y la pesca furtiva ha impactado negativamente la pesca de especies de escama como el chac chí, el mero y la sierra, así como algunas especies de cazón, como el “tutzún” y el cazón “pechita”.

Pérez Chan enfatiza que la disminución de las poblaciones representa un mayor gasto para los pescadores que realmente se preocupan por la sustentabilidad, ya que cada día las especies se alejan más y el pescador tiene que recorrer mar adentro para poder logar una buena pesca.

“Pudiera ser por el calentamiento global, las aguas están muy calientes, la pesca se aleja hasta siete u ocho brazas, buscan aguas profundas y aguas frescas y hay que alejarnos más para salir a buscar y esto es más el gasto”, comentó.

Otro de los pescadores, David Balan, señaló que por cada viaje que un pescador emprende a la mar invierte hasta 3 mil 500 pesos; pero cuando regresan del viaje llegan con escaso producto que les sirve sólo para pagar los gastos y a veces hasta quedan debiendo entre 500 o 600 pesos.

“No salen con los gastos los compañeros y la pesca está cada vez más lejos, si nos alejamos más, es más el gasto, estamos hablando de hasta cinco mil y hasta seis mil pesos de gasto por cada embarcación”, comenta.

Por otra parte, mientras que los buzos continúan fomentando la pesca ilegal, el gobierno de Alejandro Moreno Cárdenas, “Alito”, abona para seguir dañando los ecosistemas marinos de la entidad.

Este fin de semana, trabajadores laboraron a marchas forzadas para embutir la zona marítima en donde se lleva a cabo la ampliación del malecón de la ciudad, aunque se desconoce si la obra cuenta con el Manifiesto de Impacto Ambiental (MIA) requerido por las autoridades federales, ya que a pesar de que Moreno Cárdenas asegura que sí, este jamás ha sido mostrado y en el lugar tampoco está visible ningún tipo de manifiesto.

Además del daño ecológico propiciado a la zona marítima, para poder llevar a cabo el relleno del mar, se están desgajando cerros aledaños a la ciudad, lo cual, sin duda, representa una alteración ecológica de gran magnitud.

Cabe recordar que esta no sería la primera vez que, para llevar a cabo sus obras de maqueta, “Alito” pasa por alto las leyes ambientales y ocasiona daños a la naturaleza, tal como ocurrió con la construcción de la carretera Costera del Golfo (antes avenida Costera), la cual tuvo que ser suspendida durante varios meses por carecer del manifiesto de impacto correspondiente.

Millonaria derrama económica

De acuerdo con los cálculos de la Secretaría de Pesca y Acuicultura del Estado de Campeche (Sepesca), la pesca de pulpo dejó una derrama económica de 534 millones de pesos, en beneficio de por lo menos 6 mil familias; sin embargo, no es mentira que este recurso natural podría sufrir las mismas consecuencias que el camarón, debido a su sobreexplotación y que los pescadores no son los principales beneficiados de la derrama económica generada.

En el mercado nacional, el precio del kilo de pulpo se colocó hasta en más de 240 pesos, mientras que en algunos mercados como el europeo superó los 18 euros, y a pie de playa el kilogramo del molusco apenas superó los 120 pesos, aunque las autoridades han asegurado que se rebasó la frontera de los 130 pesos.

Intermediarios, los más beneficiados

“Ya no sabemos cómo referirnos al pulpo. Es un recurso bendito, porque nos da de comer durante varios meses del año, pero también es maldito, porque significa la muerte de varios pescadores y un daño posiblemente irremediable para el ecosistema.

“Esto está ocurriendo, porque, aunque no se paga al pescador un precio justo por su trabajo de captura, se le explota en forma brutal por los permisionarios, quienes a su vez tienen el respaldo de las autoridades. El pulpo deja decenas de millones de dólares en ingresos, pero no queda en el bolsillo de los pescadores, sino en el de los permisionarios y grandes centros comerciales”, dijo un veterano pescador que por obvias razones exigió el anonimato.

Como puede apreciarse, una vez más fueron los grandes y medianos intermediarios de Campeche, Yucatán y Champotón los que se quedaron con los beneficios que genera la comercialización del preciado molusco maya en los mercados nacional e internacional.

Por si fuera poco, son los intermediarios y permisionarios quienes, debido a su insaciable sed de dinero, continúan fomentando la captura del pulpo fuera de temporada y pagando salarios de hambre a quienes se arriesgan, e incluso están ofrendando sus vidas para obtener ingresos suficientes para la subsistencia.

Tras denunciarse en este diario la problemática que se ha iniciado por la depredación del pulpo maya, en el inicio de su periodo de veda, pescadores, que prefirieron omitir sus nombres por obvias razones, precisaron que los principales promotores de la pesca ilegal del molusco son gente del municipio de Champotón, de la comunidad de Isla Arena, del municipio de Calkiní y del municipio de Celestún en el Estado de Yucatán; aunque también hay “coyotes” que facilitan este desventajoso comercio en la capital campechana.

Ante esto, no se les hace extraño que ya haya registro de buzos muertos, venta de pulpo en redes sociales, avistamiento de embarcaciones en el área de la Reserva de la Biosfera de Los Petenes, zona natural en la que también se han detectado campamentos ilegales que se dedican a la captura del pepino de mar, especie en veda permanente en el Estado de Campeche, y comentarios entre la comunidad pesquera de que en Champotón la depredación está a todo lo que da.

Fuente: PorEsto

Comments are closed.