jueves, mayo 23

Plan Detox Completo: 5 Formas De Rejuvenecer Tu Cuerpo

0
94

La palabra ‘detox’ se ha vuelto muy popular en los últimos años. Típicamente implica seguir un régimen alimenticio o productos especiales para desintoxicar el cuerpo, mejorar la salud y promover la pérdida de peso.

Afortunadamente el cuerpo ya está bien equipado para eliminar las toxinas y no necesita dietas especiales y suplementos costosos para hacerlo. Sin embargo, eso no quiere decir que no puedas potenciar el sistema desintoxicante natural de tu cuerpo. Y eso es justamente de lo que queremos hablarte hoy 😉

Mitos de los detox
Las dietas detox se supone que eliminan las toxinas del cuerpo, mejoran la salud y promueven la pérdida de peso. A veces requieren el uso de laxantes, diuréticos, vitaminas, minerales, tés y otros alimentos con propiedades desintoxicantes.

El término ‘tóxina’ en este contexto está vagamente definido, pero básicamente se refiere a los contaminantes, productos químicos sintéticos, metales pesados y alimentos procesados, que afectan de manera negativa a la salud.

Sin embargo, las dietas detox rara vez identifican las toxinas específicas que pretenden eliminar o el mecanismo mediante el cual supuestamente las eliminan. Aunado a eso, no hay evidencia que apoye el uso de estas dietas para la eliminación de toxinas o pérdida de peso sostenible.

Tu cuerpo tiene una forma MUY sofisticada de eliminar las toxinas con la ayuda del hígado, riñones, sistema digestivo, piel y pulmones. Si estos órganos están saludables, pueden eliminar cualquier sustancia indeseada sin ningún problema.

Así que, aunque este tipo de dietas no hacen nada que tu cuerpo no haga de forma natural y por sí mismo, sí es posible optimizar tu sistema desintoxicante corporal.

Limita el consumo de alcohol
Más del 90% del alcohol se metaboliza en el hígado. Las enzimas hepáticas metabolizan al alcohol al acetaldehído, un químico conocido que causa cáncer. El hígado, al reconocer el acetaldehído como toxina, lo convierte en una sustancia inofensiva llamada acetato, que luego es eliminada de tu cuerpo.

Si bien los estudios observacionales han demostrado que el consumo de alcohol bajo o moderado es benéfico para el corazón, su consumo en exceso pueden causar grandes problemas de salud.

El consumo excesivo de alcohol puede dañar gravemente la función hepática al causar acumulación de grasa, inflamación y cicatrización. Cuando esto sucede, tu hígado no podrá funcionar bien y, por ende, no filtrará los desechos y otras toxinas de tu cuerpo.

Por lo tanto, limitar o abstenerse por completo del alcohol es una de las mejores maneras de mantener el sistema de desintoxicación de tu cuerpo en perfectas condiciones 😉

Duerme bien
Asegurar horas de sueño adecuadas y de calidad cada noche es una necesidad básica del cuerpo, pero también afecta al sistema natural de desintoxicación.

Dormir le permite a tu cerebro reorganizarse y recargarse, así como eliminar los desechos tóxicos que se acumulan a lo largo del día. Si no duermes bien, tu cuerpo no tiene tiempo para realizar esas funciones, así que las toxinas podrían acumularse y afectar varios aspectos de la salud.

La falta de sueño se ha relacionado con estrés, ansiedad, presión arterial alta, enfermedades cardíacas, diabetes tipo 2 y hasta obesidad. Es por eso que se recomienda dormir de 7 a 9 horas por noche de manera regular.

Toma más agua
El agua hace mucho más que eliminar la sed. Regula la temperatura corporal, lubrica las articulaciones, promueve la digestión y absorción de nutrientes y desintoxica el cuerpo al remover los desechos.

Las células de tu cuerpo deben repararse continuamente para funcionar de manera óptima y descomponer los nutrientes para que tu cuerpo los utilice como energía. Sin embargo, estos procesos liberan desechos en forma de urea y dióxido de carbono, que causan daño si se acumulan en la sangre.

El agua transporta estos productos de desecho, eliminándolos eficientemente al orinar, respirar y sudar. Razón por la cual se recomienda una ingesta diaria de 3.7 litros de agua para hombres y 2.7 litros para las mujeres. Aunque este número puede depender de tu dieta, peso y niveles de actividad.

Limita el consumo de azúcares y alimentos procesados
Se cree que el azúcar y los alimentos procesados son la raíz de las crisis de salud pública de la actualidad. Su alto consumo se ha relacionado con la obesidad y otras enfermedades crónicas, como el cáncer y la diabetes.

Estas enfermedades dificultan la capacidad de tu cuerpo para desintoxicarse de forma natural al dañar órganos como el hígado y los riñones. Aunque lo ideal es abstenerse de consumir estos alimentos, los expertos recomiendan reemplazarlos por opciones más saludables como frutas y verduras.

Come alimentos ricos en antioxidantes
Los antioxidantes protegen las células contra el daño causado por los radicales libres. Tu cuerpo produce naturalmente estas moléculas para procesos celulares, como la digestión. Sin embargo, el alcohol, el humo del trabajo, una dieta deficiente y la exposición a contaminantes pueden producir un exceso de radicales libres.

Al causar tanto daño a las células del cuerpo, estas moléculas se han relacionado con varias afecciones como demencia, enfermedades cardíacas, hepáticas, asma y ciertos tipos de cáncer.

Para combatir el estrés oxidativo, es importante llevar una dieta rica en antioxidantes como vitamina A, C, E, selenio, licopeno, luteína y zeaxantina. Puedes encontrarlas en moras, frutas, nueces, cacao, verduras, especias y bebidas como el café y té verde.

Fuente: .emedemujer.com

Comments are closed.