domingo, agosto 9

Policías torturan a joven con discapacidad mental en Yucatán

0
876

Un joven con discapacidad mental fue torturado, al serle quemados los pies y parte de las piernas, presuntamente por orden del director de la Policía Municipal de Espita, Antonio Tut Matú, cuyos agentes también golpearon y detuvieron arbitrariamente a otros integrantes de la familia del afectado, bajo circunstancias poco claras.

Este funcionario, adscrito a la Secretaría de Seguridad Pública (SSP), fue separado de su cargo el martes 7 de abril, junto con parte de sus subordinados, por el alcalde Josué Castillo para que todos sean sujetos a investigación por las autoridades ministeriales.

Las versiones internas de la comuna espiteña indican que la agresión y tortura fueron perpetradas en “venganza” contra el joven discapacitado, de nombre Severiano Couoh, porque éste presuntamente habría insultado en público al comandante Tut Matú, y a varios de sus policías semanas antes, ya que los agentes y el jefe siempre se burlaban, ofendían y golpeaban al muchacho que suele deambular por la cabecera municipal de Espita debido a su condición mental.

Y es que en plena contingencia sanitaria por la pandemia del coronavirus, en esta comunidad localizada al oriente de Yucatán, la polémica por la supuesta actitud del agente policiaco y de varios de sus subordinados ameritó ya la intervención de la SSP y del Ministerio Público para el deslinde de responsabilidades.

Mediante un comunicado, el concejal de Espita, Josué Castillo, dijo: “En relación a los lamentables sucesos ocurridos en la comisaría de San Pedro Chenchelá, del municipio de Espita. El H. Ayuntamiento de esta villa ha determinado separar de su cargo al Director de la Policía Municipal, Antonio Tut Matú, así como a los elementos de dicha corporación que intervinieron en estos hechos. Todo ello para facilitar el proceso de investigación que lleva a cabo la autoridad competente y de ser encontrados culpables sean castigados con todo el peso de la ley por actuar de esa manera”.

De acuerdo con el expediente UNATD15-GH/454/2020 presentado el 4 de abril en el Ministerio Público de la ciudad de Tizimín, por la familia agredida, el 30 de marzo una veintena de policías de Espita, a bordo de varias unidades, llegó a la vivienda de la familia Couoh —en la comisaría de San Pedro Chenchelá, en territorio de Espita— ingresó violentamente, detuvo a cuatro personas, golpeó a tres mujeres y hasta a un menor de edad.

Fuente: Jornada

Leave a reply