domingo, septiembre 27

Por cada mujer, 5 varones atentan contra su vida en Yucatán

0
567

 

Si bien el suicidio es un problema que no hace distinción de sexo, lo cierto es que la balanza tiene una mayor tendencia al lado masculino.

Las estadísticas muestran que, en la última década, hubo constante y desigual aumento en la ocurrencia de los decesos de este tipo tanto en hombres como mujeres.

Según los análisis presentados por el Inegi, las cifras de suicidios de los últimos 10 años señalan una proporción que va 4.1 a 5.4 hombres por cada mujer. Es decir, por cada mujer que atenta contra su vida, cinco hombres hacen lo propio, en promedio.

De acuerdo con la base de datos “Defunciones por suicidio por entidad federativa de residencia habitual de la persona fallecida según sexo, 2010 a 2018”, la tendencia se presentó de la siguiente manera año con año:

2010: 169 hombres y 37 mujeres
2011: 154 hombres y 37 mujeres
2012: 131 hombres y 29 mujeres
2013: 141 hombres y 26 mujeres
2014: 153 hombres y 28 mujeres
2015: 145 hombres y 45 mujeres
2016: 189 hombres y 35 mujeres
2017: 152 hombres y 39 mujeres
2018: 195 hombres y 40 mujeres.

Sobre 2019, de acuerdo con nuestros registros, la tendencia fue similar con 172 hombres y 42 mujeres. Actualmente, con 190 días transcurridos de 2020, ya son 112 los suicidios en la entidad. De ellos, 91 corresponden a hombres y 21 a mujeres. Además, 11 eran menores de edad, entre ellos tres niñas: dos de 11 años y una de 14. Los rangos de edad los fallecidos, entonces, oscilan entre los 11 y los 94 años de edad.

Aunque el suicidio es un problema multifactorial, existen estudios que brindan una visión más amplia del porqué de esta mortal y constante tendencia anual.

Entre los factores que figuran en la toma de fatales decisiones de hombres se hallan el factor económico, las rupturas amorosas, el alcoholismo y la influencia cultural.

El suicidio es un problema que continúa en ascenso. Por cada 100,000 habitantes, 10.6 toman la fatal decisión de quitarse la vida en Yucatán. Ese número duplica el media nacional, que es de 5.4. Lo anterior, con cifras de 2018.

Ese año, según nuestros archivos, se registraron, aproximadamente, 4,920 casos de intentos y suicidios consumados en Yucatán.

Pese a que la pandemia y la implementación de medidas como la ley seca han influido en una merma en los casos de suicidio en los meses de la contingencia, la realidad es que, en general, la reducción de los casos no ha sido tan abrumadora.

Tan solo con realizar la comparación de los casos registrados en el primer semestre de 2019 y el del presente año los números no son muy distantes. En 2019, de enero a julio promedió 130 casos, mientras que en 2020 la mortal cifra alcanzó los 110 casos. Es decir, con respecto al año anterior apenas hubo una reducción del 15 por ciento.

Si la comparación se lleva mes a mes es aún más visible: en enero, tanto 2019 y 2020 presentaron 16 casos. En febrero, 2019 tuvo 19 y 2020, 16. Marzo fue muy parejo, 24 (2019) y 21 (2020). Abril sumó 23 (2019) y 14 (2020).

Mayo presentó el mayor contraste de cifras. En este mes, en comparación con el año pasado, sí hubo un descenso considerable en los letales números, pues en 2019 la cuenta fue de 20 y en este ciclo se registraron al menos 10 casos.

Junio tuvo cifras muy parejas, ya que en 2019 se contabilizaron al menos 17 muertes y en 2020 fueron 18. En julio, 2020 sumó 15 casos y el año pasado fueron unos 11.

Agosto, que recién comienza y ya tiene en su cuenta los suicidios de dos hombres y una mujer, figura entre los meses con mayor incidencia de muertes autoinfligidas. En 2019 la suma de muertes ascendió a 20.

Durante la Jornada Nacional de Sana Distancia por Covid-19, que se llevó al cabo de marzo a mayo, fueron 45 las personas que se quitaron la vida y 33 fueron en los primeros meses de la “nueva normalidad”.

Sin embargo, estadísticamente, marzo es el mes en que se registran más suicidios, seguidos de abril, mayo y agosto.

De acuerdo con la Secretaría de Salud de Yucatán, en los meses de calor, como de mayo a agosto, suele haber un leve incremento de estos decesos, el cual estaría relacionado con las altas temperaturas.

Pese a que el porcentaje varía cada año, las estadísticas desde 2003 señalan que se incrementa de 1% a 2% la tasa de personas que atentan contra su vida, en relación con los otros meses del año.

Lo anterior se debe a que las altas temperaturas se asocian con cambios en el estado de ánimo y la conducta de las personas. Ante esto, éstas presentan mayor tendencia a la agresividad e impulsividad, pero también suelen deprimirse.

Considerando los números actuales, de continuar esta tendencia, este sería el tercer año consecutivo en el que se registran más de 200 suicidios.

De 1994 a la fecha, son cinco los años cuya incidencia fue superior a las dos centenas de muertes, las cifras más altas en tres décadas, de acuerdo con los registros.

Sin embargo, 2018 aún ostenta el funesto récord histórico de suicidios, con 246 casos. Le siguen 2016, con 224; en 2009 fueron 219, mientras que en 2019 la suma es de al menos 214; en 2010, fueron 209 suicidas, con una clara tendencia al aumento.

Suicidio

Por cada 100,000 habitantes, 10.6 toman la fatal decisión de quitarse la vida en Yucatán.

Bajaron, pero no tanto

Pese a que la pandemia y la implementación de medidas como la “ley seca” han influido en una baja en los casos de suicidio en los meses de la contingencia, la realidad es que, en general, la reducción de los casos no ha sido considerable.

Fuente: Diario de Yucatán

Leave a reply