miércoles, enero 27

¿Por qué no te debes asustar por las historias de reinfección de COVID-19?

0
121

 

Los científicos que estudian las enfermedades infecciosas consideran que es normal ver variaciones en la reacción de las personas a cualquier virus.

Las historias de miedo más llamativas sobre la pandemia a menudo giran en torno a casos individuales: alguien que contrajo la enfermedad dos veces; una persona joven y en forma que murió; una persona mayor que probablemente fue contagiosa durante más de dos meses. El temor es que estos fenómenos puedan generalizarse, pero los científicos que estudian las enfermedades infecciosas dicen que es normal ver una variabilidad extrema en la reacción humana a cualquier virus.

Al principio de la pandemia, las personas a menudo describían la enfermedad basándose en su experiencia o en alguien que conocían. Algunos dijeron que eran solo resfriados porque eso es lo que experimentaron. Otros dijeron que era lo peor que les había pasado. Ambos tienen razón. Pero la generalización excesiva de estas experiencias puede alimentar la polarización política de la enfermedad. No debería. Ni en el COVID-19 ni en la Peste Negra ni en los resfriados.

“Existe una gran diversidad de respuestas inmunes, así como también de respuestas a la infección”, dice Dan Barouch, investigador de vacunas en la Escuela de Medicina de Harvard. Ese es el caso de otros patógenos, desde la influenza hasta la tuberculosis y el VIH. “A veces se debe a una genética diferente y, a veces, a una cepa diferente del virus”, dice. “En algunos casos, puede deberse a diferentes dosis virales u otros parámetros inmunitarios, o a variables demográficas; a veces se trata de una cuestión de suerte”.

Dijo que no le alarma que haya algunos casos documentados de reinfección. Incluso si hay mucho más de la docena de reinfecciones reportadas, esto aún representaría una pequeña porción de las decenas de millones de casos que han ocurrido en todo el mundo.

Uno de los ejemplos más sorprendentes, descrito en un estudio de caso en The Lancet, fue un hombre de 25 años en Nevada que se infectó una vez a fines de marzo y más tarde en mayo. El análisis genético del virus mostró que no era un efecto prolongado de la misma infección. Mientras que otros casos de reinfección fueron más leves la segunda vez, este fue más grave.

No es tan sorprendente, dice el inmunólogo Florian Krammer de la Escuela de Medicina Icahn en Mt. Sinaí. La concentración de anticuerpos en diferentes personas infectadas con el virus sigue algo parecido a una curva de campana, dice. Hay una respuesta típica, pero mucha variación en los bordes. A veces, las personas con infecciones más graves producen más anticuerpos, pero a veces ven concentraciones de anticuerpos por las nubes en personas que nunca presentan síntomas.

A medida que millones de personas se infectan, no es sorprendente que algunas contraigan una nueva infección poco tiempo después, dice. En el caso de Nevada, el paciente produjo anticuerpos la segunda vez, pero posiblemente no la primera. En otro caso de Hong Kong, los médicos midieron una concentración baja de anticuerpos después de la primera infección, y el paciente solo tuvo un caso leve la segunda vez.

Otro estudio de caso alarmante reciente describió a una mujer de 71 años con leucemia que nunca desarrolló síntomas y nunca produjo anticuerpos medibles, pero parecía estar infectada y posiblemente contagiosa durante más de 70 días, mucho más de los ocho días que se cree que la mayoría de los pacientes son contagiosos.

A pesar de estas excepciones, los expertos que consulté todavía creen que la mayoría de las personas serán inmunes durante al menos unos meses después de infectarse. Y esperan que las vacunas funcionen.

El sistema inmunológico es complejo y ofrece más defensas que solo anticuerpos. Los anticuerpos se producen durante una infección inicial, dice Krammer, pero otro componente llamado células B de memoria circula en el cuerpo durante años, conservando la capacidad de reconocer el mismo virus y desencadenar una nueva respuesta inmune si regresa.

Los genes también juegan un papel intrigante. El reumatólogo Arthur Krieg, fundador de Checkmate Pharmaceuticals, dice que las personas con un defecto en un gen llamado TLR7 pueden desarrollar casos particularmente graves de COVID-19. Ese gen regula un virus de combate para todo uso llamado interferón, que se libera rápidamente después de la exposición a patógenos.

Según un artículo del Journal of the American Medical Association, el gen TLR7 está en el cromosoma X, y eso hace que el problema sea mucho más común en los hombres. (Las mujeres tienen dos copias del cromosoma X, por lo que es más probable que terminen con al menos una versión normal del gen). En un caso descrito en el artículo, dos hermanos de unos 20 años estaban lo suficientemente enfermos como para necesitar ventilación mecánica para sobrevivir. En otro, un hombre de 32 años y su hermano de 29 fueron hospitalizados y el hermano menor finalmente murió.

Otro factor es la experiencia con infecciones previas, dice Krieg. Hay cuatro coronavirus circulando en la población y causando resfriados comunes. Él dice que la exposición a estos puede influir en la forma en que las personas responden al Covid-19. De hecho, un nuevo artículo publicado el viernes en Science muestra que más del 5 por ciento de una muestra de 302 personas y más del 40 por ciento de un grupo más pequeño de niños menores de 16 años tenían algo de inmunidad al nuevo coronavirus que quedó de estas otras infecciones.

En un estudio publicado en septiembre en Science, un equipo dirigido por el genetista de Harvard Stephen Elledge mostró que las personas que se enfermaron lo suficiente de COVID-19 como para ir al hospital tenían muchas más probabilidades de infectarse con los virus del herpes común CMV y HSV-1. Estos virus nunca se eliminan por completo del cuerpo. Los investigadores no pudieron decir si estos otros virus están empeorando el COVID-19 o si estas personas son más susceptibles a los virus.

Si bien se pensó inicialmente que la gravedad dependía de la cantidad de virus a la que estuvieras expuesto, la llamada carga viral, los expertos dijeron que eso era solo una hipótesis. La gravedad de la enfermedad puede estar más fuertemente influenciada por factores que determinan la facilidad con la que el virus crece en tu cuerpo una vez que estás infectado, por ejemplo, estar agotado. También podrían entrar en juego factores ambientales; Krieg señaló una investigación dirigida por la inmunóloga de Yale Akiko Iwasaki que muestra que el aire seco podría hacer que el virus crezca más fácilmente en las fosas nasales.

La variabilidad en la respuesta humana al virus significa que probablemente habrá variabilidad en la efectividad de las vacunas, dice, y esa es una buena razón para tratar de ganarse la confianza del público y lograr que todos participen. Si suficientes personas toman una vacuna, el mundo podría lograr la inmunidad colectiva, incluso si la vacuna solo funcionara, digamos en el 70 por ciento de las personas. Pero si muy pocas personas reciben las vacunas, incluso las personas vacunadas podrían no estar seguras, si tienen la mala suerte de ser especialmente susceptibles al virus. Y si eso sucede, todos viviremos con COVID-19 durante mucho tiempo.

Fuente: El Financiero

Leave a reply