domingo, septiembre 20

¿Por qué nunca debes soplar en un ojo si tienes una basurita?

0
310

Algunas recomendaciones de paramédicos y doctores para que no hagas más daño al atender una emergencia médica.

¿Cuántas veces no han tenido el impulso de soplar en el ojo de alguien para quitarle una pestaña molesta? ¿O han intentado hacer un torniquete para parar el sangrado de una herida? ¿O tapar una nariz que sangra con algodones? Todos estos impulsos son completamente comunes… pero no por eso son, necesariamente, recomendables.

Aquí te decimos qué hay que evitar hacer en situaciones comunes de emergencia médica según el consejo de profesionales.

Nunca sacar a una víctima de accidente del coche
Siempre que hay un accidente de coche, los testigos corren para sacar al accidentado del coche. Pero, según José Javier Varo, director del Servicio de Urgencias de la Clínica Universidad de Navarra, entrevistado por el diario El País, nunca se debe hacer eso:

“Salvo un peligro inminente de explosión o de caída de objetos, nunca hay que sacarlos del coche ni cambiarlos de lugar. Solo hay que controlar cómo están. Una fractura inestable de la columna cervical puede convertirse en una lesión medular si movilizamos a la víctima.”

De igual manera, Varo recomienda nunca quitarle el casco a un motociclista accidentado:

“salvo que esté dificultando la respiración y comprometiendo la vida. Es lo mismo con una víctima que está boca abajo, hay que dejarla en esa posición y, en caso de tener que movilizarla, hacerlo como si fuera un bloque, entre varias personas.”

Por último, Varo plantea que nunca se debe trasladar a una víctima en un coche particular:

“Lo mejor que usted puede hacer en esas situaciones es no hacer nada y esperar a que vengan la policía y los servicios sanitarios.”

Evitar poner torniquetes
En muchísimas películas hemos visto que, para parar una hemorragia, el héroe de acción se fabrica un práctico torniquete. Pero, según Varo, es un error hacer esto en la vida real:

“De eso se encarga, excepcionalmente, el personal sanitario. A partir de la zona del torniquete se produce una disminución del flujo sanguíneo y existe un riesgo altísimo de necrosis y de futura amputación del miembro. Una excepción: una hemorragia muy masiva y profusa.”

En lugar de aplicar un torniquete, Varo recomienda presionar la herida con una venda o una tela limpia y elevar la extremidad herida. Esta presión debe mantenerse entre cinco o diez minutos sin levantarla.

No tapar una nariz que sangra
También es muy frecuente tapar la nariz de alguien que está sangrando. Sin embargo, Varo explicó que no es una medida prudente:

“En las hemorragias nasales hay que inclinarse levemente hacia adelante, para que la sangre caiga hacia fuera y no vaya a la vía respiratoria. Tampoco hay que taponar los orificios nasales, porque lo único que se consigue es retener la sangre, pero no la hemorragia”

Si el sangrado no para después de varios minutos, es necesario consultar a un médico.

No poner mantequilla sobre una quemadura
Circula la idea de que es benéfico poner grasa sobre una quemadura reciente. Sin embargo, esto es un mito que no sirve de gran cosa. Las medidas que recomienda Varo son distintas dependiendo de la gravedad de la herida:

“Lo primero que hay que hacer es sumergir la herida en agua fría, porque el agua fría para el mecanismo lesional de la quemadur. Después, quite la ropa si no está pegada a la piel, pero si está adherida, jamás lo intente. Compruebe si hay ampollas después de poner el agua fría. Si no las hay, se trata de una quemadura de primer grado, y lo único que hay que aplicar es crema hidratante, nada de mantequilla, ni vaselina ni hielo. Si hay ampollas no muy grandes, hay que aplicar una pomada antibiótica y proteger la quemadura con un apósito durante unos días. Nunca hay que ponchar las ampollas para quitarles el líquido y si hay varias, lo mejor es acudir a urgencias.”

No hay que provocar vómito
Si un niño se traga un objeto, Varo sugiere que nunca se debe provocar el vómito. Si se trata de un objeto que no es filoso, como una moneda, no hay ningún problema. Si, en cambio, se trata de un objeto punzante o cortante, debe acudir inmediatamente a urgencias.

En el caso de alguien que toma cloro o algún otro producto tóxico, es importante llevarlo de inmediato a un doctor:

“No hay que darle de beber nada, ni leche ni agua ni ningún otro líquido. Nunca administramos un antídoto por boca, porque no son eficaces y pueden empeorar las lesiones. Tampoco hay que provocar el vómito, porque el líquido al pasar por el tubo digestivo hace daño al entrar y al salir.”

Tampoco hay que provocar el vómito en alguien que ha tomado una cantidad considerable de pastillas. Lo adecuado es llevarlo a un hospital para que utilicen carbono activado y eviten que se absorba el medicamento. La práctica mucho más invasiva del lavado gástrico se emplea cada vez menos.

No es lo más efectivo desinfectar una herida con agua oxigenada
Al parecer, el agua oxigenada no es el remedio mágico que todos creíamos… Según Varo, hay formas mucho más efectivas para curar una herida:

“Basta con lavar la lesión, solo con agua, y después aplicar un poco de povidona yodada (Betadine), una combinación más sencilla y con más poder desinfectante, según aseguran los manuales de primeros auxilios. Si la herida es grande, coloque una gasa por encima y acuda al hospital.”

Nunca soplar en un ojo para sacar un objeto extraño

Éste es otro gesto muy común: cuando alguien tiene tierra o una ceja atorada en el ojo, lo abre y le soplamos para expulsar el cuerpo extraño. Pero, según Varo, ésta no es la mejor solución:

“No es una buena idea, porque podemos provocar erosiones en la córnea. Lo más adecuado es lavar el ojo (con suero fisiológico o agua) para que el líquido arrastre el objeto hasta que salga. Llorar profusamente tiene un efecto parecido.”

No es lo más efectivo desinfectar una herida con agua oxigenada
Al parecer, el agua oxigenada no es el remedio mágico que todos creíamos… Según Varo, hay formas mucho más efectivas para curar una herida:

“Basta con lavar la lesión, solo con agua, y después aplicar un poco de povidona yodada (Betadine), una combinación más sencilla y con más poder desinfectante, según aseguran los manuales de primeros auxilios. Si la herida es grande, coloque una gasa por encima y acuda al hospital.”

Nunca soplar en un ojo para sacar un objeto extraño
Éste es otro gesto muy común: cuando alguien tiene tierra o una ceja atorada en el ojo, lo abre y le soplamos para expulsar el cuerpo extraño. Pero, según Varo, ésta no es la mejor solución:

“No es una buena idea, porque podemos provocar erosiones en la córnea. Lo más adecuado es lavar el ojo (con suero fisiológico o agua) para que el líquido arrastre el objeto hasta que salga. Llorar profusamente tiene un efecto parecido.”

Fuente: Televisa Noticias

Tagsocular

Comments are closed.