miércoles, enero 20

Primera enfermera vacunada contra COVID en Yucatán solo sintió leve dolor de cabeza

0
265

María Andrea Ventura Cauich, compartió que su principal miedo ha sido contagiar a su familia

Con 35 años trabajando como enfermera, María Andrea Ventura Cahuich , fue la primera en recibir la vacuna Pfizer contra el COVID-19, en el Hospital Agustín O´Horán

Señaló que el mayor reto durante la pandemia ha sido enfrentar el temor de contagiar a su familia. “Desde que comenzó la pandemia he estado aquí en el área COVID, gracias a Dios hasta ahorita no me he contagiado y sigo bien”.

Además, aseguró que se siente muy orgullosa de que el Gobierno les haya apoyado con la vacuna, tanto
para ella como para sus compañeros para que puedan continuar trabajando.

Explicó que en 21 días les tendrán que proporcionar la segunda dosis, la cual ya les avisaron que será administrada en el mismo lugar.

“Ahorita sigue la fila, somos un montón; yo digo que como unas 100 personas, son tres días en los que se estará aplicando la vacuna, hasta el viernes, pero si no se dan abasto se daría un día más, hasta el sábado”, comentó.

Además, abundó que algunas de sus compañeras no habían recibido la aplicación debido a alergias que presentan y se encuentran contraindicadas, por lo que será el propio epidemiólogo quien decidirá qué procederá al respecto.

Hasta el momento de la entrevista, ninguno de los trabajadores de la salud presentó alguna reacción adversa a la vacuna.

Para corroborarlo y mantenerse alerta al respecto, luego de la aplicación se les otorgaban 30 minutos, donde los monitorean y revisan signos vitales, y les preguntan si presentan algún síntoma como dolor de cabeza.

“A mí la verdad solo me dio dolor de cabeza, pero nada más hasta ahora, el cual me duró aproximadamente una hora, después no presentó ninguna secuela adicional”.

Con respecto a los retos más grandes que se ha enfrentado durante la contingencia, señaló que ha sido el temor de contagiar a su familia, pues tiene dos hijos y una nieta, así como su mamá y su papá. “El miedo que tienes es llevar el contagio hacia la casa”, expresó.

Por esta razón no realiza visitas a casa de sus padres, únicamente acude cada 15 días a su hogar para llevarles la despensa, sin embargo, la coloca en la puerta y se retira.

Por último, compartió que tuvo, junto con la familia, que cambiar los métodos de convivencia e higiene, así como del uso del cubrebocas, y gel antibacterial, así como del lavado constante de manos.

Fuente: Por Esto

Leave a reply