domingo, octubre 25

Pugna de intereses rodea al Home Port

0
1222

En una nueva lucha por frenar a la industria naviera en su afán por operar en el norte del estado y aprovechar el éxito de la región, el sector hotelero emprende la brigada legal con el argumento ambiental para frenar cualquier intento de arribo de este segmento turístico, que está a punto de entrar por Puerto Morelos el próximo 2 de noviembre, a manera de Mini Home Port, con un promedio de 200 turistas que estarían llegando a tierra. La intención vuelve a fragmentar en el destino a un sector empresarial que pelea sus intereses propios; ya sea apoyando la operación o tratando de frenar el intento, que se repite prácticamente año con año en esta región.

La pelea, dejó claro Roberto Cintrón, presidente de la Asociación de Hoteles de Cancún, será directa y si es necesario, llegará a sus últimas consecuencias con marchas y bloqueos para frenar esta industria que llega -dijo- con los espejos de generar una fuerte derrama económica, pero que en realidad, depreda la región en su ocupación, flujo turístico y en el empleo, y frena el desarrollo de los destinos.

La industria, aseguró, es bienvenida en Cozumel y Majahual, puertos donde se ha desarrollado infraestructura para recibir a los visitantes, pero en el caso del norte del estado esta operación pone en riesgo los millones de dólares que se tienen apostados en infraestructura hotelera, que no se hubieran dado si hace 15 años se hubiera permitido la llegada de las navieras.

Hoteleros del destino como Abelardo Vara, José Chapur, o los difuntos Fernando García Zalvidea y Roberto Cintrón, padre, iniciaron el bloqueo a este tipo de operación hace 15 años, cuando el grupo Xcaret intentó desarrollar el primer Home Port en el destino, que pretendían con la naviera Caribbean Carnaval.

Ahora la intención se reaviva avalada por autoridades del gobierno estatal, con la operación de la naviera francesa Ponant, que pretende iniciar operaciones el próximo 2 de noviembre en Puerto Morelos, con la salida de puerto de 200 turistas que realizarán un recorrido por la Península de Yucatán y retornarán para regresar a su país.

El año anterior, también la Secretaría de Turismo Estatal ya había anunciado otra empresa naviera (Viktory Cruise Lines) que estaría arribando por Puerto Morelos y que realizaría el mismo recorrido. Estas intenciones fueron avaladas y difundidas por la propia Secretaría de Turismo Estatal y el Consejo de Promoción Turística de Quintana Roo.

Sobre esos proyectos, se sabe que ya está en construcción en el propio Xcaret un muelle con capacidad para albergar a 15 pequeñas embarcaciones que saldrán de Cozumel con el turismo de crucero directo al parque temático, sin pasar por Playa del Carmen y sin dejar ningún tipo de derrama en la ciudad turística.

Ante estas intenciones, la hotelería vuelve a prender los focos de alerta y se unifica nuevamente para frenar en primera instancia el proyecto de Puerto Morelos mediante la vía legal ambiental, argumento que podría poner fin a la intención de operación naviera, por la presencia de una piedra que se ubica en pleno canal de navegación y que impide la entrada a embarcaciones de gran calado, así como por la fragilidad que ya tiene el ecosistema arrecifal de la zona, hoy cerrado precisamente por los efectos que soporta, muchos de ellos, producto del propio desarrollo turístico que se ha venido dando.

A la argumentación que hoy se debate con la autoridad para ponerle fin a la nueva intención de operar un mini Home Port en Puerto Morelos, también se suman ambientalistas que con argumentos científicos aseguran que no es posible tener este tipo de operación en la zona.

Es un hecho, refieren los hoteleros, que por cada turista de crucero que llega a un destino, se pierde un cuarto hotelero y se pierden dos empleos directos, pues este turismo sólo pernocta una o dos noches antes de salir o en su llegada, contra las seis y siete noches que se tienen en promedio en los destinos.

Carlos Gosselin, presidente honorario de la Asociación de Hoteles de Cancún, señaló que este tipo de operación afectaría enormemente el desarrollo de una industria que le genera al país el 4.5% de su Producto Interno Bruto (PIB), por lo que aseguró que este tipo de negocios no es compatible.

No obstante en estos años los argumentos y análisis han sido sólidos y están relacionados con la pérdida de asientos de avión que se tendrían en el mercado, así como la pérdida de ocupación, derrama, inversión y empleo, además de impactos ambientales claros por la falta de infraestructura para atender sus necesidades, como los depósitos de basura y demás que van acompañados de la baja fidelidad de esta industria por los destinos, pues un simple problema y abandonan su ruta, Roberto Cintrón reconoció que lamentablemente estas industrias llegan a los destinos con la cartera abierta y no necesariamente para pagar impuestos, pues en el Caribe mexicano es el único lugar donde no pagan impuestos, mientras que en otros países, el turista tiene que pagar hasta 50 dólares por bajarse al destino.

A pesar de que el poderío hotelero vuelve a confrontar la intención del gobierno estatal, hay otros sectores que vuelven a prenderse apoyando este tipo de proyectos, al considerar que serán beneficiados en derrama y activación, como los comerciantes y restauranteros, que aseguran que este turismo les podría representar un incremento en sus operaciones y así lo estarán manifestando en los próximos días en la nueva lucha entre el poderío hotelero y el sector productivo, que por años ha buscado sacar al turista del hotel de todo incluido y reactivar su economía.

Fuente: PorEsto

Leave a reply