martes, abril 13

¿Qué pasa cuando tocas, aspiras o consumes gasolina?

0
262

A raíz del desabasto de gasolina provocado por el combate al robo de hidrocarburos, mucha gente ha recurrido a contenedores como garrafones y cubetas para manejar combustible, lo cual no es recomendable en lo absoluto. Por si fuera poco, los videos previos a la tragedia en Tlahuelilpan y en otros lugares con tomas clandestinas muestran a personas empapadas con el líquido, como si fuera agua.

Pero tenemos que recordar el peligro al que la ciudadanía se expone: la gasolina no solo es una sustancia inflamable, es sumamente tóxica y los riesgos no deben ser menospreciados.

Si la piel entra en contacto con la sustancia, es muy probable que experimentes irritación o, en el peor de los casos, quemaduras. En lo que respecta al consumo, la gasolina puede causar daños graves a órganos internos, e incluso la muerte si se trata de cantidades mayores.

Conoce los síntomas comunes por envenenamiento a causa de consumo de gasolina:

Respiración dificultosa
Dolor de garganta
Ardor en el esófago
Dolor abdominal
Pérdida de la visión
Vómito con o sin sangre
Heces con sangre
Mareo
Dolor severo de cabeza
Fatiga extrema
Convulsiones
Debilidad del cuerpo
Pérdida de consciencia
La gasolina y el diesel contienen peligrosos hidrocarburos como metano y benceno. Es por es tal motivo que incluso inhalar los gases que emite la gasolina representa un riesgo. La inhalación directa puede llevar al envenenamiento por monóxido de carbono, razón por la cual no dejamos un vehículo encendido en lugares cerrados.

El monóxido de carbono es invisible e inodoro, y todos los días lo respiramos sin siquiera saberlo. Pero cuando se trata de alguien que está expuesto con más frecuencia, respirar grandes cantidades puede causar daño cerebral permanente e incluso la muerte. Otros riesgos a largo plazo incluyen cáncer pulmonar.

¿Cuáles son los mejores pasos a seguir si no eres un profesional en el manejo de combustible?

Simple: No estés mucho tiempo cerca de un tubo de escape. Si hueles gasolina, aléjate. No operes maquinaria en lugares cerrados. Y claro, nunca te acerques a una fuga de gasolina.

Fuente: Noticieros Televisa

Comments are closed.