miércoles, agosto 4

¿Qué sigue para Moderna después de Covid-19? Su CEO cuenta qué enfermedades quieren curar

0
116

Moderna ya trabaja desde nuevas vacunas para variantes de Covid-19 y la gripe, hasta tratamientos contra el cáncer y trastornos genéticos

Ha sido un año vertiginoso para Stéphane Bancel. Hace poco más de un año, en marzo de 2020, la Organización Mundial de la Salud declaró pandemia el brote de Covid-19. Ese mismo mes Moderna, la empresa de biotecnología que Bancel ha dirigido durante los últimos nueve años, envió su primer lote de una nueva vacuna Covid-19 a los Institutos Nacionales de Salud para su análisis.

Hoy en día, millones de personas han sido vacunadas con la vacuna de Moderna, el primer producto que la compañía lanzó al mercado, gracias a la tecnología de ARNm que permitió que las vacunas se desarrollaran, probaran y fabricaran en tan solo unos meses. Hasta antes de la pandemia de 2020, lo más rápido que un laboratorio había desarrollado una nueva vacuna fue en cuatro años. “No he tenido vida durante los últimos 12 meses”, dice Bancel con una pequeña risa. “Sueño con un día en el que pueda tomarme unas vacaciones”.

Ese ritmo frenético ha sido tremendamente rentable, tanto para la empresa como para su CEO. A finales de 2020, Moderna registró 2.8 mil millones de dólares en ingresos no devengados por su vacuna de ARNm y reportó 18.4 mil millones de dólares en órdenes de compra anticipadas para 2021. Bancel, que se convirtió en multimillonario por primera vez en abril de 2020 según Forbes, ahora tiene un patrimonio neto de 4.6 mil millones de dólares.

Bancel dice que Moderna continúa avanzando con la creación de nuevas vacunas y terapias de ARNm. “En 2021 y 2022 Moderna escalará a un ritmo que nunca antes había sucedido en biotecnología”, dice Bancel. Desde nuevas vacunas para enfermedades infecciosas, hasta nuevos tratamientos contra el cáncer y curas para trastornos genéticos como la fibrosis quística, esto es lo que dice el CEO de Moderna en entrevista para Forbes.

Primero: nuevas vacunas para nuevas variantes

El aumento de nuevas variantes de Covid-19, algunas de las cuales son menos susceptibles a las vacunas, significa que se seguirán produciendo nuevas variaciones de las vacunas Covid-19 en los próximos años. Muchos expertos creen que el Covid-19 nunca desaparecerá realmente, sino que se convertirá en una enfermedad estacional. “Podría terminar con algo como la gripe, donde cada año, cada dos años, necesita un impulso para contenerse”, dice Bancel.

Moderna ya envió un nuevo lote de vacunas Covid-19 a los Institutos Nacionales de Salud para realizar pruebas que se dirigen específicamente contra la variante B.1.351 que se descubrió por primera vez en Sudáfrica. En marzo, también inició los ensayos clínicos de una nueva versión de su vacuna que es estable a la temperatura del refrigerador, a diferencia de la versión actual que debe almacenarse en congeladores ultrafríos.

2. Una mejor vacuna contra la influenza

Las vacunas actuales contra la gripe tardan aproximadamente 6 meses en prepararse, ya que una versión del virus debe cultivarse en huevos. También tienen solo un 30 a 60% de efectividad para prevenir la enfermedad estacional. Usando la misma tecnología que se usó para Covid-19, Moderna está trabajando en una nueva vacuna que el CEO de la firma cree que será 90% efectiva o más contra la gripe.

Más importante aún, dice, las vacunas pueden modificarse rápidamente para adaptarse a los cambios anuales del virus. “Creo que vamos a crear una vacuna contra la gripe que el mundo ha estado esperando durante mucho tiempo”, dice. “Va a estar en la clínica muy pronto”. Los investigadores de la industria han estimado que el mercado mundial de vacunas contra la influenza es de más de 4 mil millones de dólares, y también hay espacio para crecer aquí; en promedio, menos del 50% de los adultos estadounidenses se molestan en vacunarse contra la influenza, de hecho es es uno de los factores por las que es relativamente de baja eficacia. Pero una vacuna contra la gripe más eficaz podría provocar más brazos inyectados.

Tratar el cáncer con una inyección

Moderna tiene actualmente cinco vacunas terapéuticas contra el cáncer en ensayos clínicos, se trata de inyecciones que entrenan al sistema inmunológico para atacar las células cancerosas en el cuerpo. Actualmente hay dos vacunas en el mercado que tratan los cánceres existentes (en lugar de prevenirlos, como la vacuna contra el VPH), pero ambas solo se usan para cánceres avanzados y son costosas de producir.

Las vacunas de ARNm contra el cáncer podrían tener la ventaja de ser seguras, fáciles de desarrollar y relativamente baratas, aunque existen algunos obstáculos a superar, incluidos los datos clínicos limitados y la naturaleza inherentemente frágil del ARNm. Eso no quita que Bancel esté entusiasmado con las aplicaciones.

“En el futuro, creo que muchas vacunas y terapias se basarán en tecnología de ARNm”, dice. Una gran ventaja sobre los medicamentos existentes, dice, es la seguridad. “Es un riesgo biológico muy bajo. Es una proteína humana producida en una célula del propio cuerpo humanos”.

Prevención de defectos de nacimiento

Antes de la gripe o el cáncer, la próxima vacuna de Moderna (no contra el Covid-19), que llegará al público muy probablemente será su vacuna contra el citomegalovirus o CMV. El CMV, un virus inofensivo para la mayoría de los adultos sanos, puede transmitirse de padres a hijos en el útero.

Es la causa número uno de defectos de nacimiento en los Estados Unidos, donde 1 de cada 200 bebés nacen con el virus. En los bebés, el virus puede causar pérdida de audición, pérdida de visión, problemas de aprendizaje y otras discapacidades del desarrollo.

Bancel dice que los científicos han intentado crear una vacuna para prevenir el CMV durante más de 20 años, y la vacuna actual de Moderna es una inyección “muy compleja” que involucra seis hebras de ARNm diferentes por vía vial. A pesar de esos desafíos, el ejecutivo dice que hasta ahora, “los datos de la fase 1 y la fase 2 parecen muy sólidos”.

Reparando Corazones

La versatilidad de la tecnología de ARNm significa que puede usarse para tratar una variedad de enfermedades, dice Bancel. “El ARNm es un código”. En las vacunas, el ARNm codifica proteínas que están destinadas a provocar una respuesta inmune, pero no hay nada que lo detenga.

Un caso es que la tecnología produzca proteínas que podrían curar el cuerpo de otras formas. Por ejemplo, una de las terapias que más entusiasman a Bancel es un tratamiento que Moderna está estudiando en asociación con AstraZeneca que utiliza ARNm inyectado para crear nuevos vasos sanguíneos. Esto podría significar que el daño causado al sistema cardiovascular por la insuficiencia cardíaca podría repararse e incluso el tejido cardíaco podría regenerarse, ayudando a los pacientes a llevar una vida más saludable.

Arreglando genes rotos

El uso más reciente y radical del ARNm probablemente se presenta en forma de terapias genéticas, tratamientos que alteran los genes defectuosos que pueden causar una enfermedad grave. Moderna, en asociación con Vertex Pharmaceuticals, está trabajando en terapia génica para la fibrosis quística, una enfermedad pulmonar mortal. “Puedes usar el ARNm para editar genes”, dice Bancel, “porque lo que pones en el ARNm es la instrucción de la enzima que cortará el ADN”.

Muchos de estos tratamientos están aún en discusión y faltan algunos años para su uso masivo, pero Bancel dice que su potencial pinta una imagen de cómo podría ser el futuro cuando el ARNm sea una herramienta normal para el desarrollo de fármacos.

Con el tiempo, dice el CEO y multimillonario, “ARNm será como otra pieza más en el taburete que los médicos usarán” para ayudar a los pacientes. ¿Cuándo podría suceder eso? Según Bancel, “el ARNm será gigantesco en los próximos 10 a 20 años”.

Fuente: Forbes

Leave a reply