viernes, mayo 24

La ciclopista en la salida a Mérida es un “mal plan vial”

IZAMAL.— Padres de familia, estudiantes y conductores de vehículos se quejan del plan de vialidad que el Ayuntamiento implementó en la avenida 31, en la salida de esta ciudad hacia Mérida.

Aprovechando que no había clases por las fiestas decembrinas, la Comuna contrató a una constructora que instaló minitopes de hule oscuro —en vez de color amarillo o reflejante— para convertir un carril de la avenida en una ciclopista, aunque ésta también se utiliza como estacionamiento.

Tráileres que traen mercancías a la ciudad, camiones que llevan alimentos a una granja porcícola y vehículos pesados de constructoras, entre otros, transitan en esa avenida, donde se ubican la Secundaria Técnica, la Universidad Tecnológica del Centro, una fábrica de pantalones, una unidad deportiva, comercios y casas.

Padres de familia consideran que fue una mala decisión habilitar “acotamientos” en esa avenida, “según para garantizar la seguridad de los adolescentes y jóvenes que van a la secundaria y a la universidad ubicadas en la salida a Mérida” porque, dicen, cada cuerpo de la vía se redujo a un solo carril.

Además, indican, algunos minitopes de hule ya fueron retirados, ya que se pusieron a la entrada de viviendas, estacionamientos y hasta de calles adyacentes.

Un vecino cuyo hijo estudia en la mencionada secundaria dice: “La avenida es entrada y salida de autobuses y muchos coches, se entiende que hay mucho tráfico pero poner un acotamiento la hace más difícil.

“Seguro lo hacen porque no hay muchos policías para que cuiden el tráfico.

“Además, cuando los pusieron no había clases y por eso no se vieron los perjuicios, pero hoy se ven.

“Ni como doblar (a una calle adyacente) cuando vienes en coche.

“Está mal hecho este plan vial y luego, si los critican, se esponjan como gatos, se ariscan, se sesgan; piensan que se hace por fregarlos, pero si ellos ni siquiera saben por qué lo hicieron.

“El que va en bicicleta pasa ahí, pero si una moto o un camión pasa en el carril reducido, es peligroso”, dice.

Un chofer de autobuses de turismo, a su vez, señala que “solo cabe ya un coche o camión por carril.

“Es una vergüenza que hagan un plan vial sin que se tome en cuenta que es un verdadero ‘cuello de botella’ esta avenida.

“Seguramente es una gran idea que se les salió del bolsillo, pero es una pena, que el presidente (municipal, el priista Fermín Humberto Sosa Lugo) mande a implementar un plan vial que perjudica a todos.

“Cuando entramos con el autobús, tenemos que cuidarnos de no golpear a los motociclistas que van al lado”, destaca.

Por su parte, un taxista de la ruta Izamal-Mérida considera que “es el jefe (el alcalde), él sabe lo que hace”.

Aunque coincide en que “es mala la decisión que se tomó porque perjudica la vialidad”, dice que “no podemos criticarlo porque manejamos taxis que van a Mérida y nos quitan la chamba.

“Es mala la decisión porque se vuelve un caos vial.

“Estaba mejor antes. Nunca, ni en Mérida que es una superciudad, hay acotamientos en avenidas”, destaca.—

Fuente: Diario de Yucatán

Comments are closed.