sábado, octubre 19

Reactivan narco-ruta en la ribera del río Hondo

0
2257

Hallan narcoavioneta quemada en la zona agrícola cañera conocida como Las Quinientas, en el ejido El Ramonal * Ayer, elementos de las Fuerzas Armadas localizaron una aeronave bimotor que fue incendiada de manera intencional, en una narcopista de reciente construcción * La avioneta, con capacidad para transportar hasta media tonelada de cocaína, pudo descargar la droga, y luego fue destruida con fuego a un lado * Los delincuentes tumbaron árboles que estaban en la orilla de la brecha, rellenaron con sascab y aplanaron con maquinaria sobre un camino sacacosechas, para habilitar la pista

RAMONAL, MUNICIPIO DE OTHÓN P. BLANCO, 13 de agosto.- En la zona agrícola conocida como Las Quinientas, del ejido de El Ramonal, en la ribera del río Hondo, frontera con Belice, elementos de las Fuerzas Armadas localizaron este martes una avioneta bimotor quemada intencionalmente, en una narcopista de reciente construcción sobre un camino sacacosechas, localizada entre campos cañeros, en las coordenadas 18°25’55.9”N 88°37’31.4”W.

Ante la vigilancia que realizan las Fuerzas Armadas en el conocido triángulo de operaciones áreas del narcotráfico internacional procedente de Sudamérica, conformada por las comunidades de Miguel Alemán, Río Verde y El Gallito, en el municipio de Bacalar, cambiaron de ruta aérea de la droga al reactivar las narcopistas en la ribera del Río Hondo.

La narcopista queda a 16 kilómetros y medio de Ramonal, población que se encuentra en la ribera del Río Hondo en la frontera México-Belice, y tiene un kilómetro 370 metros de longitud.

La pista clandestina en la que aterrizó la narcoavioneta bimotor, con capacidad para transportar hasta media tonelada de cocaína, es de reciente construcción en las parcelas del ejido Ramonal conocida como Las Quinientas, ya que se observa que fue preparada recientemente sobre un camino sacacosechas con sascab (tierra blanca) aplanado y en los costados todavía tiene las balizas que utilizaron los topógrafos para nivelar el terreno.

Además los delincuentes tuvieron el tiempo suficiente para cortar las cañas y tumbar los árboles de pixoy y ceiba que estaban a la orilla del camino sacacosechas para convertirlo en narcopista, todo para prevenir que las alas de las aeronaves se impacten con las plantas en el momento de aterrizar.

En la mañana de este martes, trabajadores agrícolas que tienen sus parcelas en la zona conocida como Las Quinientas observaron los restos de una aeronave incinerada en su totalidad, con la matrícula quemada, además de que están incinerados todos los datos que la puedan identificar.

El 80 por ciento del fuselaje y el motor estaban quemados, los asientos fueron desprendidos y quemados individualmente; mientras que sólo quedaron la cola, el frente, las alas y las hélices, y al lado estaban unos bidones vacíos de combustible, el cual fue utilizado para prenderle fuego.

La aeronave aterrizó por su propio tren de aterrizaje, pero presuntamente una falla técnica obligó a los narcotraficantes a deshacerse de ella incinerarla, pues la narcopista es nueva y fue construida para recibir más vuelos cargados con cocaína.

Incluso se pudo apreciar que la aeronave fue arrastrada desde la narcopista hasta la parcela en donde fue quemada casi en su totalidad, pues aún están dibujadas en el árido suelo las llantas de la maquinaria pesada.

Y es que el personal operativo de tierra tuvo el tiempo suficiente para aterrizar la aeronave, descargar la droga, trasportarla a un lugar seguro, y luego arrastrar la avioneta con maquinaria pesada de la narcopista hasta la parcela aledaña e incinerarla, pues hasta el momento no se tiene el reporte de alguna persona detenida.

Los narcotraficantes borraron la matrícula y quitaron todo lo que pueda identificar a la avioneta, aunque durante todo el día el localizador eléctrico de la nave estuvo emitiendo zumbidos y continuaba despidiendo olor a cables quemados.

En el lugar los narcotraficantes dejaron tirados los bidones sin combustible y luego se fueron por uno de los tantos caminos sacacosechas que existen en la zona cañera y que se entrelazan con las poblaciones de Sergio Butrón Casas, Sac-xán, Carlos A. Maderazo, así como por Allende, Javier Rojo, Pucté Cacao y hasta con la alcaldía de Nicolás Bravo.

Durante el trayecto de la capital del estado hasta el lugar en donde fue encontrada la narcoavioneta, solamente se observó un convoy de la Secretaría de Marina-Armada de México, que circulaba entre los cañaverales de la comunidad de Ramonal.

Ramonal se encuentra a dos kilómetros de la comunidad de Allende, en donde hace más de una década aterrizaban narcoavionetas entre los cañaverales y se conoció con el nombre de “Camino Blanco”.

Entre los datos recabados se indagó que la pista fue construida para que aterricen las avionetas que fumigan los cañaverales en los 15 ejidos de la ribera del río Hondo, sin embargo, esa actividad a la fecha de hoy no se está realizando, y en su lugar fue utilizada para bajar una avioneta cargada con hasta media tonelada de droga.

Además que la compañía que se encarga de las fumigaciones áreas tiene su propia pista frente a la comunidad de Sergio Butrón Casas, en la carretera federal Chetumal-Nicolás Bravo.

Otro dato es que actualmente no existen programas para la construcción de caminos sacacosechas en la ribera del río Hondo, por lo tanto, la construcción de la pista aparentemente fue totalmente planeada con toda la intención para bajar narcoavionetas en la ribera del Río Hondo, por delincuentes que aprovecharon lo solitario del paraje para elaborarla sin ser detectados.

Fuente: PorEsto

Leave a reply