domingo, diciembre 8

Restauranteros prometen eliminar uso del unicel en dos años

0
513

Si bien la principal preocupación del sector restaurantero radicaba en el lapso en el que se dejarían de utilizar los contenedores de unicel en el Estado, el período de dos años es razonable para erradicar su uso en los comercios afiliados a la Cámara Nacional de la Industria Restaurantera y Alimentos Condimentados en Yucatán (Canirac), reconoció su presidenta, Alejandra Pacheco Montero.

Resaltó que desde que se dio a conocer el proyecto de la iniciativa, se mantuvo en estrecha coordinación con el diputado Harry Botello Fiero para expresarle que sería complicado migrar a los recipientes biodegradables en menor tiempo que 24 meses, debido a los costos que representaría para los agremiados.

“Era importante considerar todas las aristas; afortunadamente tuvimos buen diálogo y se logró a dos años, porque el unicel era lo que más nos preocupaba, sobre todo en los comercios muy pequeños”, explicó.

En consumo de mayoreo, precisó, el incremento podría representar entre el 30 y 40 por ciento más de lo presupuestado; sin embargo, para aquellos que adquieren por unidades podría significar hasta el mil por ciento o cuando menos, el 200 por ciento.

El problema, explicó, es que en la actualidad la demanda de los productos amigables con el medio ambiente no es tan accesible porque son nuevos, pero en dos años su uso, demanda y precio serán más considerables, lo que ayudará a que los comerciantes y empresarios no vean fuerte impacto en sus finanzas.

Por otro lado, resaltó que a pesar de que los nuevos productos sean menos dañinos para el medio ambiente, no dejan de ser basura, lo que deben cuidar las autoridades en el tema de reciclaje.

“Especulamos que en dos años los costos serán más bajos, pero también habrá más opciones para elegir nuevos productos; no hay que olvidar que la tendencia mundial es también trabajar en el tema del reciclaje, pues a pesar de que se degrade en menos años, siguen siendo basura”, advirtió Pacheco Montero.

Agregó que es importante tener en cuenta que debe haber una economía circular, es decir, que con el reciclaje se genere un círculo virtuoso favorable para todos.

Por otro lado, indicó que se realizan reuniones con los socios para informarse y analizar los cambios que se presentarán.

Incertidumbre por disposición legal

Por su parte, personal de negocios relacionados con la venta de bolsas de plástico, popotes, envases de unicel y otros derivados se encuentran con escepticismo e incertidumbre, ya que coinciden que la prohibición en Yucatán afectará a cientos de empleos.

Cabe recordar que por unanimidad fue aprobado hace unos días la reforma a la Ley de Gestión Integral de Residuos presentada por el gobernador Mauricio Vila Dosal.

En el caso de las bolsas de plástico de acarreo de un único uso entregadas a título gratuito o de manera onerosa en establecimientos comerciales, la medida será gradual, hasta la consecuente prohibición.

De acuerdo con encargados de establecimientos del centro de la ciudad y de empresas distribuidoras, en Mérida son cuatro grandes fábricas que se dedican a elaborar productos de polietileno y bolsas de nylon, siendo la que se ubica en Ciudad Industrial la más grande y que emplea a cientos de personas en tres turnos.

La mayoría de los encargados de las tienden dijeron desconocer la prohibición del uso de bolsas de plástico, pero consideran que emplear materiales biodegradables para remplazarlas resultará más costoso.

“Ahora dicen que en vez de usar plástico empleemos bolsas de papel, que por muy reciclables que se diga, se necesitará mucha materia prima, que sale de los árboles; entonces será irónico, ya que se tendrá que talar más para cumplir con una disposición”, comentó el encargado de un establecimiento ubicado sobre la calle 47, a unas cuadras del Remate de Paseo Montejo, donde ofrecen directo de fábrica amplia variedad de productos de polietileno.

Fuente: Novedades de Yucatán

Leave a reply