lunes, junio 14

Retrasar la segunda dosis de la vacuna contra Covid podría ayudar a disminuir muertes por el virus: estudio

0
345

Administrar la primera dosis de la vacuna contra el coronavirus y retrasar la segunda inyección entre menores de 65 años podría ayudar a que menos personas mueran por la enfermedad, pero únicamente si se cumplen ciertas condiciones, de acuerdo con un estudio de modelo predictivo.

A medida que continúa la pandemia, existe un debate sobre si extender el periodo entre las dosis para brindar protección al mayor número posible de personas o adherirse a los intervalos establecidos en los ensayos clínicos.

La farmacéutica Pfizer, por ejemplo, ha dicho que no hay evidencia clínica que respalde la decisión del Reino Unido de extender la brecha entre las dosis de la vacuna a 12 semanas, pero los datos en Inglaterra muestran una protección contra la muerte de alrededor del 80% con una dosis, y un 70% de disminución en las infecciones.

El estudio estadounidense, publicado en la revista médica británica BMJ, utilizó un modelo predictivo basado en una muestra del “mundo real” de 100 mil adultos en Estados Unidos, y analizó una serie de escenarios para pronosticar interacciones potencialmente infecciosas en distintas condiciones.

Estos factores incluyeron los diferentes niveles de eficacia de la vacuna y las tasas de inmunización, y diferentes suposiciones sobre si la vacuna previene la transmisión y los síntomas graves, o sólo los síntomas graves y la muerte.

“Los resultados sugieren que, en condiciones específicas, se puede lograr una disminución de la mortalidad acumulada, las infecciones y los ingresos hospitalarios cuando se retrasa la segunda dosis de la vacuna”, escribieron los investigadores, dirigidos por Thomas C. Kingsley, de la Clínica Mayo en Rochester, Minnesota.

Las condiciones específicas incluyen tener una vacuna con una eficacia de una dosis de al menos el 80%, y tener tasas de inmunización diarias de entre el 0.1% y el 0.3%. En caso de cumplirse, una estrategia que consista en retrasar la última dosis podría prevenir entre 26 y 47 muertes por cada 100 mil personas.

“Los responsables de la toma de decisiones deberán considerar las tasas de vacunación locales y sopesar los beneficios de aumentar estas tasas al retrasar una segunda dosis frente a los riesgos asociados con la incertidumbre en esta estrategia”, dijo el equipo.

Fuente: Latinus

Leave a reply