sábado, agosto 24

Riesgo de estallido social

0
79

Industriales están dañando la economía de más de 160 mil productores de caña de azúcar al manipular el mercado y el precio del endulzante / NO se han exportado más de 2 millones de toneladas del dulce / Esperan la intermediación de la Secretaría de Economía

LA JOYA, Champotón, Cam., 20 de enero.- El presidente de la República Andrés Manuel López tiene un gran compromiso con el campo mexicano y, seguramente, respaldará a los productores de caña de azúcar, cuyos ingresos están siendo amenazados debido a los incumplimientos de los industriales azucareros, declaró el líder de la Unión Local de Productores de Caña de Azúcar (ULPCA), Ambrosio Delgado López.

Sin embargo, el productor cañero y diputado local consideró que el Gobierno Federal deberá dimensionar muy bien la crisis que enfrenta la agroindustria azucarera, pues si se sigue manipulando en forma irresponsable el mercado del azúcar, podría tener lugar un estallido social, ya que todo parece indicar que el propósito de los industriales es castigar al productor primario, ya que incluso en el mercado doméstico el azúcar está bien cotizada y en algunos casos rebasa los 30 pesos por kilo.

La producción anual de azúcar en el país es, en promedio, de 7 millones de toneladas; sin embargo, el mercado doméstico requiere menos de 5 millones, por lo que se puede decir que tenemos un excedente de 2 millones de toneladas. Un mercado sobresaturado, en donde el valor de la producción está en franca caída, lo que perjudica la economía de quienes constituyen el sector primario de la agroindustria azucarera, mismos que constituyen un conglomerado de más de 160 mil individuos, explicó el también diputado local.

Caída inexplicable

“Mientras que en los últimos años el precio de los combustibles se ha disparado, junto con el de los fertilizantes y otros insumos para la producción de caña de azúcar, el precio de la tonelada del endulzante ha ido a la baja. La caída ha sido drástica (de 13 mil a 10 mil pesos por tonelada, aproximadamente) a pesar de que los costos de producción se han elevado”, explicó el productor.

También declaró que la industria alimentaria, que tiene entre sus insumos fundamentales al azúcar, también ha aplicado incrementos importantes a sus productos, sobre todo a las bebidas azucaradas, pero inexplicablemente las utilidades de los productores de caña de azúcar han caído en casi un 38 por ciento. El ingreso por kilo disminuyó de 7.5 a 5 pesos.

Por si fuera poco, consideró que no se explican por qué los industriales se resisten a incrementar sus exportaciones, cuando apenas el año pasado la Secretaría de Economía había anunciado que, precisamente, las expectativas eran buenas y que tan sólo en Estados Unidos había mercado suficiente para 2 millones de toneladas.

El diputado agregó que la Cámara Nacional de la Industria Azucarera y Alcoholera (CNIAA), se está negando a realizar las exportaciones, por lo que se espera que el gobierno de Andrés Manuel López Obrador tome cartas en el asunto y, a partir de este lunes, inicien las negociaciones con los industriales.

Por lo pronto, en atención del llamado que realizó el presidente de la Unión Nacional de Productores de Caña de Azúcar (UNPCA), Daniel Pérez Valdez, se continuará montando guardia en la bodega del Grupo Azucarero del Trópico y no se dejará salir ningún cargamento del endulzante, salvo que éste tenga como destino el extranjero.

¿Por qué es importante exportar?

Respecto a por qué es importante que los excedentes azucareros sean exportados, el también legislador local explicó que, en los últimos lustros, el Gobierno Federal incentivó el crecimiento de la industria azucarera, ante la demanda que el producto tenía en el mercado interno e internacional.

Todavía durante el ciclo 2018/2019, la tonelada de azúcar se pagó a 12 mil 711 pesos, pero ahora el precio ronda los 10 mil pesos y la tendencia es que seguirá cayendo, ya que el mercado está sobresaturado.

Delgado López manifestó que sí existe demanda de azúcar en el mercado extranjero, pero el industrial se ha negado a cumplir con lo establecido en el Fideicomiso Maestro para la Exportación de Excedentes de los Ingenios (FIMAE), firmado ante el Comité Nacional para el Desarrollo Sustentable de la Caña de Azúcar (CONADESUCA).

“La producción completa, estimada en 7 millones de toneladas -por zafra- se está quedando en México. Entonces, si nuestro consumo doméstico no excede los 4.8 millones de toneladas de azúcar, eso quiere decir que hay un excedente de más de 2 millones de toneladas.

“Los industriales insisten en vender todo el azúcar en el mercado doméstico, seguramente porque así les conviene, sin embargo, pretenden tomar ventaja de la supuesta caída del precio del endulzante, para efectos del pago de las liquidaciones cañeras, lo que va en detrimento de la economía de los productores, que en el caso de Champotón son más de 2 mil”, explicó Delgado López.

Esperan intervención de Economía

Por lo pronto, en La Joya, donde está situada la principal agroindustria del Estado de Campeche, un grupo de 14 cañeros montó ayer guardia frente a las bodegas del Grupo Azucarero del Trópico, con el propósito de impedir la salida de cargamentos de azúcar.

El paro fue anunciado a nivel nacional el sábado pasado por el líder cañero Daniel Pérez Valdez, y se hizo efectivo en los 52 ingenios azucareros del país.

Sin embargo, los productores pertenecientes a la Unión Local de Productores de Caña de Azúcar (ULPCA), Unión Local de Cañeros del Ingenio La Joya S.P.R. de R.L, así como los de la Confederación Nacional de Productores Rulares (CNPR), esperan que este lunes, a primera hora, el Gobierno de Andrés Manuel López Obrador tome cartas en el asunto y se convoque a los industriales a una mesa de diálogo.

El tema cañero es competencia tanto de la Secretaría de Economía y la Subsecretaría de Comercio Exterior, así como de la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (SADER), dependencias que se espera realicen el papel de intermediadoras en este conflicto que involucra a más de 125 mil productores de caña de azúcar.

Respecto a la toma de las bodegas de los ingenios, los productores manifestaron que esta continuará hasta que se llegue a un arreglo satisfactorio, pero que incluso están dispuestos a permitir que los industriales movilicen el azúcar, siempre y cuando esta tengo como destino el mercado extranjero.

Desde el 2014, la autoridad federal, industriales y productores de caña establecieron los lineamientos de exportación, mismos que no están siendo respetados por los propietarios de los ingenios, en tanto que también se ha presumido que el Gobierno ha suspendido los permisos de exportación.

Entre los lineamientos para la exportación del azúcar, se estableció que la Secretaría de Economía, por el que se establece la suspensión de impuestos compensatorios sobre el azúcar de México, se fije el cupo de exportación a los Estados Unidos, principalmente.

Los volúmenes a exportarse saldrían del resultado de la cifra de producción total, menos el consumo nacional aparente, menos el inventario final óptimo definido, entre otros factores. Sin embargo, desde el año pasado los industriales dejaron de cumplir con los acuerdos del FIMAE, provocando una caída en el precio del endulzante.

Según datos aportados por el Gobierno Federal, la agroindustria de la caña es de vital importancia para mantener la actividad económica de un amplio sector productivo de la población mexicana.

La agroindustria del azúcar de caña tiene alto impacto en más de 227 municipios del país, donde habitan 12 millones de personas, especialmente, del medio rural, genera directamente más de 400,000 empleos directos (165 mil productores de caña, 176 mil cortadores de caña y trabajadores de campo, 28 mil transportistas, 23 mil obreros sindicalizados, 16 mil personas en labores administrativas) y beneficios directos a más de 2.2 millones de personas.

Fuente: PorEsto

Comments are closed.