martes, diciembre 1

Robo armado en alta mar a cuatro pescadores

0
270

PROGRESO.— Cuatro sardineros fueron asaltados por cinco encapuchados frente a las costas de este puerto, donde a punta de metralleta los sometieron, golpearon y obligaron a entregar celulares y recostarse en las embarcaciones, mientras los modernos piratas desmontaban los motores de fuera de borda.

Después de subir a su lancha los motores de 60 y 75 caballos de fuerza, los delincuentes huyeron al oriente, dejando a los ribereños a la deriva e incomunicados en sus embarcaciones, en medio de la oscuridad e inmensidad del mar.

El violento atraco ocurrió el martes 31 de julio a las 10:30 de la noche; las embarcaciones asaltadas son la “Pokemón”, de 25 pies de eslora, que estaba al mando de su propietario Rafael Cortés Crispín, de 50 años, quien llevaba como tripulante a su hijo Valentín Cortés Barrientos, de 25 años.

La otra lancha es la “Jesús Alberto”, también de 25 pies de eslora, estaba al mando de Eleazar Cortés Barrientos, de 28 años, quien llevaba como tripulante a Gonzalo Barrientos Cruz, “Chalito”, de 16 años.

La “Jesús Alberto” es propiedad del permisionario Marcos Estrada Chi, y tenía un motor de 75 caballos de fuerza. La “Pokemón” tenía un motor de 60 H.P. Ambos motores fueron robados, ese fue el objetivo de los encapuchados que a punta de metralleta sometieron a los cuatro pescadores.

Primero asaltaron a la “Jesús Alberto”, según explicó Eleazar Cortés. El martes zarparon del muelle de La Caleta a las 7 de la noche para la pesca de sardina.

Como a las 10:30 de la noche fondearon por “isla Cervera” (terminal remota), cerca de las escolleras, para descansar un rato y después recoger las redes cuando escucharon que una lancha acoderó a la embarcación sardinera.

En medio de la oscuridad Eleazar Cortés y “Chalito” sólo alcanzaron a ver a cinco encapuchados, uno de ellos los apuntó con una metralleta, otros tenían pistolas. Los insultaron y obligaron a recostarse en el fondo de la lancha.

—“Que entreguen sus celulares o si no acá nos los quebramos”, exigieron al mismo tiempo que me dieron un cachazo y a “Chalito” lo zangolotearon para que entregara su teléfono; temerosos de que nos asesinaran entregamos los aparatos telefónicos.

Uno de los encapuchados dijo que “hay que darle ‘cran’ al ‘Güero’ (a Eleazar Cortés), hay que dejar marca, que le metan un plomazo”.

—Pensé que nos iban a matar, quitaron el motor, lo subieron a su lancha y nos obligaron a tirarnos en el fondo de la nuestra. Nos dijeron que si nos levantábamos no lo contaríamos pues nos darían de plomazos, sólo escuchamos que se alejara la lancha de los ladrones”, explicó Eleazar.

Pasados unos cinco minutos los sardineros se reincorporaron y vieron que la lancha de los ladrones se pegó a la lancha “Pokemón” donde estaba el papá de Eleazar (Rafael) y su hermano Valentín, a quienes también golpearon, amenazaron de muerte, les quitaron celulares y se robaron el motor fuera de borda.

El asalto duró unos 20 minutos. Eleazar cuenta que al poco rato pasó una lancha sardinera, le hicieron señas y los pescadores acudieron en su auxilio; les explicaron que fueron asaltados y con el celular de uno de los sardineros avisaron a Marcos Estrada quien enterado reportó el caso al 9-1-1, pero dijeron que las autoridades tardaron en enviar patrullas, pues la operadora se dedicó a pedir nombre, dirección y otros datos.

A los sardineros asaltados los rescataron por una lancha que mandó Marcos Estrada. También llegó una lancha de rescate de los bomberos con agentes de la SSP; los asaltados vieron pasar una lancha que identificaron como la que usaron los encapuchados, pero los agentes estatales no los persiguieron.

—Les pedimos que nos dejaran en nuestras lanchas para que persiguieran a los ladrones, pero los agentes de la SSP al parecer por temor porque los otros estaban armados no los persiguieron —dijo Eleazar.

Marcos Estrada explicó que acudió a la Base Acuario de la Capitanía de Puerto de Yucalpetén, llegó a las 00:30 horas de ayer miércoles y encontró durmiendo a dos marinos a quienes les reportó el caso, pero le dijeron que no podían hacer nada.

Estrada Chi dijo que no interpondrá denuncia ante la Fiscalía estatal porque los ministeriales no resuelven nada, se pierde tiempo en dar vueltas y entregar facturas de los motores, así que mejor se dedica por su cuenta a tratar de hallar los motores.

 

Fuente: Diario de Yucatán

Comments are closed.