viernes, octubre 30

Ruiz Massieu: escala malestar…

0
257

Hasta ahora, la militancia del Revolucionario Institucional no está contenta con lo que está ocurriendo al interior del partido

De naturaleza política
ENRIQUE ARANDA

Presumiblemente absorta en tareas propias de su investidura senatorial, poco o nada parece importar a Claudia Ruiz Massieu el creciente malestar que entre no pocos de los militantes del Partido Revolucionario Institucional motiva, refieren, su “práctica inmovilidad y falta de compromiso…” con el impulso del urgente proceso de reestructura y refundación que, tras los desastrosos resultados electorales obtenidos en julio, consideran, “no tiene ni para cuándo arrancar…”.

Esto, argumentan, en virtud de que tras conocerse las conclusiones del estudio poselectoral realizado por la Comisión de Diagnóstico que, liderada por Samuel Palma, concluyó que (en la selección de candidatos) se “favoreció a una camarilla y olvidó a la militancia…” y que se contendió “a partir de una estrategia fallida, anárquica, con la maquinaria partidista desmembrada, fracturada, moralmente derrotada”.

Poco o nada ha hecho la dirigencia para avanzar en el replanteamiento de la realidad que, ahora, debería estar forzando ya a elaborar un Programa de Acción actualizado o, más, a trabajar en la depuración y puesta a punto del padrón que será utilizado en la elección, en agosto, de la próxima dirigencia nacional.

Y ello, claro, para no abundar en la necesaria revisión del estatuto en lo que refiere a condiciones y/o requisitos de elegibilidad para una candidatura a puesto de elección, la apertura a no militantes, mecanismos de votación a aplicar o, incluso, al análisis de la plataforma ideológica del tricolor que, autodefinido de tiempo atrás como un partido socialdemócrata, descubre ahora que el lopezobradorista Movimiento Regeneración Nacional (Morena) hace exactamente lo mismo…

Es verdad, y así se destaca, que Ruiz Massieu no viola disposición ni acuerdo alguno desempeñando, como lo hace, el cargo de presidenta del priismo al tiempo que sus tareas de legisladora.

Nada se lo impide; sin embargo, el reclamo de no pocos de sus detractores apunta a la urgencia de contar con una presidencia que asuma “la necesaria acción de definir el rumbo, de establecer objetivos y marcar camino… no queremos una dirigencia nacional pasiva, escondida frente a la realidad política que nos sigue lastimando”.

Exigimos, se expuso apenas el sábado en la asamblea constitutiva de llamado Movimiento LIDER, “que se ponga a trabajar, (pues) queremos dirigencia, no gerencia; liderazgos no administradores”.

Al margen consideraciones de otra índole —más que previsibles en este caso— es claro que malestar y reclamo tienden a crecer y que, de no tomarse decisiones ya, pudieran escalar a niveles tales que dieran paso a situaciones indeseables hoy al interior del (desteñido) tricolor.

ASTERISCOS

* Contra todo lo que se especuló, el primer encuentro directo entre el presidente Andrés Manuel López Obrador y el titular de la Suprema Corte, Luis María Aguilar, se dio en un entorno de civilidad y cortesía, al margen las intencionadas referencias de este último con miras a destacar el necesario respeto que independencia y autonomía del Poder Judicial merecen.

* Más se tardó la cuestionada Olga Sánchez Cordero en dar a conocer su “generosa” decisión de donar los más de 107 mil pesos mensuales que como titular de Gobernación recibirá del gobierno de la “austeridad republicana” y mantener para sí, en cambio, la pensión por 235 mil que recibe como exministra de la Corte que, en el primer nivel del régimen moreno, ser identificada como la secretaria fifí.

* Todo está listo ya en Infonavit para que hoy David Penchyna entregue la estafeta de la cuarta hipotecaria mundial, con utilidades por 23 mil millones de pesos, generando más de medio millón de créditos anuales y habiendo logrado que lo que antes construían tres “vivienderas” hoy lo hagan más de 100, a Carlos Martínez. Preservar su salud financiera debe ser el objetivo.

Veámonos el domingo con otro asunto De naturaleza política.

Fuente: Excelsior

Comments are closed.