jueves, junio 20

Sacarán solo a los que causen líos en Chuburná Puerto

0
49

PROGRESO.— Luego del zafarrancho dominical de lugareños y pescadores tabasqueños y del plazo de siete días que anteayer se dio a los segundos para dejar Chuburná, ayer martes retornó la tranquilidad a ese puerto y todos los ribereños salieron a pescar pulpo, incluidos los oriundos de Tabasco que residen en esa comisaría.

El plazo para que los tabasqueños dejen Chuburná comenzó a correr anteayer mismo, tras la reunión del mediodía en el comisariado a la que convocó el comisario municipal, Gilberto Pech Castro, para hablar de la riña que pescadores de Tabasco y vecinos de Chuburná tuvieron el domingo a las 11 p.m. con saldo de tres detenidos y dos lesionados.

Pero anteanoche lunes, a las 7:30, unos 25 comerciantes se reunieron en el comisariado y le pidieron a Pech Castro que analice el plan de expulsar a los tabasqueños, porque no todos los foráneos son problemáticos y a muchos de ellos les dieron de $20,000 a $35,000, dinero que perderían si son sacados.

Mariano Tzab Sosa, permisionario que contrató a unos 20 tabasqueños para que trabajen sus embarcaciones, dijo que los comerciantes como él compraron a crédito lanchas y motores, pero si expulsan a los tabasqueños, no quien labore las embarcaciones y así no podrán pagar el préstamo.

Aseguró que en la reunión, el comisario aceptó que se dé nueva oportunidad a los tabasqueños para que trabajen en Chuburná, pero quedó claro que foráneo que sea irrespetuoso con las adultas o jóvenes, escandalice o se embriague en la vía pública será expulsado.

Tzab Sosa y Pech Castro, por separado, informaron que en la junta se dijo que el lío del domingo comenzó con un menor de Chuburná que se lío a golpes con otros jóvenes del puerto.

Pech Castro dijo ayer que ya quedó claro como comenzó la bronca y cómo intervinieron los tabasqueños.

El comisario relató que el menor de edad conocido como “Lalo”, vecino de Chuburná, fue hasta la calle 7 entre 10 y 12, donde estaban “John” y “Tito”, jóvenes del mismo puerto con quienes tiene viejas rencillas; discutieron y se enfrentaron a golpes.

“Lalo” buscó el apoyo de José Manuel Pérez Pérez “Garrobo”, quien es un joven tabasqueño que vive por el rumbo del muelle de “La Caleta” de esta ciudad y el domingo fue a visitar a sus paisanos en Chuburná.

Cuando “Garrobo” llevaba las de perder corrió por ayuda de sus paisanos, quienes los defendieron a él y a “Lalo”, pues éste dijo que lo habían atacado sin motivo.

Pech Castro precisó que la mamá de “Lalo”, quien labora en la comisaría, le aseguró que su hijo participó en el pleito y hasta fue a su casa por un machete para atacar a sus rivales de la riña.

Cuando los policías municipales y estatales llegaron a Chuburná, “Lalo” escapó gracias a un vecino que lo escondió; “Garrobo” también huyó, pero detuvieron a un tabasqueño y a dos vecinos de Chuburná.

“Lalo” es hijo de un tabasqueño que vivió hace más de 15 años en Chuburná, pero fue expulsado por conflictivo y dejó a su hijo y esposa, quien nació en ese puerto.

“Lalo” fue detenido anteayer lunes en el comisariado municipal, donde lo citó el comisario para que le explique los hechos, pero se comportó grosero y por eso lo llevaron a la cárcel municipal.

El comisario dijo que el plan para expulsar a los tabasqueños sigue en pie.

Fuente: Diario de Yucatán

Comments are closed.