sábado, octubre 23

Salud mental, tema del primer parlamento abierto del Congreso de Yucatán

0
192

Diputada señala que la ciudadanía desconoce las iniciativas sobre esta situación en el estado

Con micrófono abierto e invitación hacia toda la ciudadanía el recinto del Honorable Congreso del Estado de Yucatán esta mañana presenció la primera mesa de diálogo para conocer cuáles son las necesidades y preocupaciones de la ciudadanía yucateca.

Vida Gómez Herrera, diputada local por Movimiento Ciudadana, convocante para este parlamento abierto, inició este espacio resaltando que esta apertura al diálogo es para que la ciudadanía pueda incidir en el Congreso y las problemáticas cotidianas que conocen puedan ser atendidas desde esa visión de la sociedad.

Reconoce como habitual el desconocimiento de las personas sobre cómo las iniciativas y leyes que fluyen en el Congreso les benefician, por lo cual, mira a este parlamento abierto como un espacio para hacer un análisis sobre la situación que vive Yucatán.

¿Qué está en la Ley y no se cumple? ¿Qué aún no está en la Ley?, son los cuestionamientos sobre los cuales partió para abrir el micrófono a la ciudadanía presente, expresando que esta oportunidad “significa escuchar, significa recordar todos los días al poder ejecutivo y judicial un llamado de lo que está pasando en Yucatán”.

Aseguró que llevarán sus peticiones a la elaboración de iniciativas de la mano de la ciudadanía. “Se trata de una construcción permanente […] Si queremos a Yucatán solo hay un camino: trabajar en equipo”.

Las puertas abiertas a la ciudadanía, desde ese momento, dijo, quedaron abiertas para todas y todos con el que llamó primer foro, apuntando que también llegarán a municipios, asociaciones, especialistas para juntar voces y “que la Ley sirva para lo que debe servir, cambiar la vida de las personas”.

Al finalizar las palabras de la diputada, la ciudadana Maricarmen Gil Souza tomó la palabra para decir que, en su trabajo con la adultez yucatecas, pueda darse cuenta que quien acude a su consulta en realidad son las infancias, el reflejo de las infancias.

Para poder contribuir con una mejor sociedad, propuso cambiar la forma de educar, pues encuentra que la educación actual es obsoleta y es necesario pasar de brindarles datos e información a las y los menores, para dotarles con habilidades para la vida.

“Que sepan nutrirse de manera integral” con comida, libros, cuestionamientos, “expresar funcionalmente sus emociones”; señaló que existe el “abc de las emociones” y si se enseñara desde la infancia, existiría una mejor gestión de las mismas, “reconocer mis emociones, saber qué estoy sintiendo, que lo pueda expresar, que pueda descargar mi emoción”.

Infancias con una mejor base creará “adultos diferentes haciendo una sociedad diferente”, dijo, asegurando que los primeros 7 años de vida son fundamentales para lo que vendrá.

También Jaime Chan Moreno, quien externó que vive con discapacidad, pidió la palabra para extender su visión, visibilizando que el sistema de salud de Yucatán no está diseñado para atender la discapacidad.

Sugirió que la Ley General estipule que no haya solo un día de descanso, sino dos para personas con discapacidad, padres, madres y familiares que atiendan la discapacidad para que puedan atender sus necesidades psicológicas.

Y, aunque en términos generales, mencionaron de la importancia de acudir a terapia, la psicóloga Wendy Alcocer Sánchez lamentó que actualmente solo algunas personas puedan acceder a ella.

“La salud mental no debe ser un lujo de quien pueda pagársela, porque existe el derecho a la asistencia a la salud y alguien que no tiene salud mental, no tiene salud”, aseguró.

Sobre esto, la adolescente Mariana Domínguez, de 17 años, mostró su concordancia cuando le tocó su turno, pues destacó que muchas veces las adolescencias experimentan problemas de estabilidad emocional y no pueden acudir a consulta porque no cuentan con los recursos.

Entre otras participaciones, las y los asistentes, dejaron escuchar sus preocupaciones alrededor de la falta de atención a la salud mental en el Estado, culminando desde la perspectiva de Salomé Sansores en que “hoy el elefante en el cuarto es el suicidio en Yucatán, el suicidio como resultado de una mala atención de la salud emocional. Aunque desde 2018 en Yucatán entró en vigor la Ley de Salud Mental, no se conocen las políticas públicas de prevención del suicidio, ni se ha creado el Consejo Estatal de Salud Mental, ambas obligaciones del gobierno”.

Fuente: La Jornada Maya

Leave a reply